¡En sus marcas, listos, fuera!

Educación a distancia, enorme desafío
Por:
  • eduardon-columnista

Tras unas extensas e innecesarias precampañas y un igualmente largo y bizarro periodo de intercampañas, con el primer minuto de este viernes quedaron inauguradas –formalmente– las campañas electorales por la Presidencia de la República, las cuales se extenderán hasta el próximo 27 de junio. Vale la pena hacer un balance de los aspectos más relevantes hasta el momento.

Las encuestas. Al día de hoy, Andrés Manuel López Obrador aventaja a sus más cercanos contrincantes por entre 15 y 18 puntos porcentuales, dependiendo de la casa encuestadora que se tome como referencia. Por su parte, Ricardo Anaya y José Antonio Meade se disputan el segundo sitio –con una ligera ventaja del candidato del partido tricolor–. Con estas cifras, poco margen de error tienen los candidatos coleros en su búsqueda por remontar la amplia desventaja.

Los spots. En la primera etapa de promocionales de los candidatos presidenciales presentados ante el INE –y que, de igual manera, padeceremos a partir de hoy–, Andrés Manuel de plano abandona cualquier arenga para promocionar su figura y opta por hacer un llamado al voto a favor de los legisladores abanderados por su partido. Ricardo Anaya, por otro lado, decide ignorar a Meade y enfocar sus baterías en contra de López Obrador. Mientras tanto, José Antonio Meade continúa con el desmarcaje de los malos elementos de su propio partido, sin que por el momento se refiera directamente hacia sus contrincantes.

Los independientes. Al momento de escribir estas líneas, únicamente Margarita Zavala habría conseguido el aval de la autoridad electoral para aparecer en la boleta presidencial por la vía independiente, con todas las desventajas presupuestarias y de tiempos en radio y televisión que conlleva una candidatura de este tipo, con respecto a los candidatos partidistas. De El Bronco y de Ríos Piter, poco puede decirse, luego de las escandalosas irregularidades evidenciadas en sus respectivos procesos de recolección de firmas de apoyo –y de las que tampoco quedó exenta la propia Zavala–.

Lo que nos espera (en vísperas mundialistas). Si bien en la práctica, difícilmente se pueden diferenciar las distintas etapas del proceso electoral, quizás la manera más sencilla de ejemplificarlo es mediante un símil con un partido de futbol. Digamos que las precampañas e intercampañas correspondieron al primer tiempo del partido, en donde –sin lugar a dudas– lo realizado hasta el momento es fundamental para el desenlace del encuentro. Sin embargo, a partir de hoy comienza la segunda mitad de este largo y complicado partido, la cual resulta decisiva, ya sea para concretar una goliza histórica, conservar angustiosamente la ventaja, remontar de forma épica el marcador o, simplemente, hacerse expulsar. De los jugadores depende dejarse querer o hacerse odiar por la afición