Entonces, ¿un político a Fonatur?

JJ Macías, apenado por narración de comentarista de Multimedios
Por:

Las especulaciones dejan de serlo, en efecto, cuando los hechos suceden. El rumor, la filtración aquella se hacen noticia, cuando se concretan. Lo que sucede, pues, es. Así es que ahora que se confirma la especie, ipso facto se desata la siguiente.

Se confirmó la salida de Héctor Gómez Barraza de la dirección del Fondo Nacional de Fomento al Turismo. Como le comentaba en este espacio la semana anterior, irá al Comité Ejecutivo Nacional del Partido Revolucionario Institucional, que preside Enrique Ochoa, también ex funcionario del gabinete federal, como secretario de Operación Política. Más allá de que la trayectoria pública de quien dirigió Fonatur desde comienzos del sexenio no haya sido cercana a cargos partidistas o menos se le conoce como un operador político forjado y trabajado en tierra –más bien se le conoce por su cercanía al poderoso senador Emilio Gamboa y sus cargos, siempre cercanos a él- el hecho es que sale de una institución que estuvo a punto de desaparecer a comienzos de este sexenio y que hoy, habrá que reconocerlo, se encuentra en un proceso de reestructura financiera que le ha dado viabilidad, sin que ello signifique que se haya concretado aún su definición propia en cuanto su misión. Fonatur, que no se sabe aún si se fortalecerá como el órgano de gobierno dedicado a desarrollar la infraestructura turística que requiere el país, si se convertirá en una suerte de institución financiera dedicada a fomentar el desarrollo en el sector, o si bien se dedicará de nueva cuenta a comercializar el inventario de propiedades que tiene el Estado Mexicano en zonas turísticas. En esa indefinición, que podría clarificarse considerando el proyecto que el secretario de Turismo, Enrique de la Madrid tiene en el sentido de orientar la gestión de inversiones turísticas a través del respaldo, apoyo gubernamental que incluya el tema financiero, el expertise de las instituciones del sector y el poder de gestionar que tiene la autoridad, es que se dará este cambio de funcionarios. Un cambio que podría, de confirmarse, en resultar una sorpresa.

Las mismas voces que anticiparon la salida de Héctor Gómez Barraza hoy ubican como su sucesor al todavía gobernador de Zacatecas, Miguel Alonso. El mandatario priísta, sin experiencia en el sector turístico, tendría la oportunidad de integrarse al gabinete ampliado luego de que en su entidad, su partido político no fue derrotado por la oposición. Zacatecas, junto con Hidalgo y Tlaxcala, fueron los tres estados en los que el PRI pudo mantener el poder. La interpretación política, en efecto, apunta a que se trataría de un reconocimiento del presidente Enrique Peña Nieto al mandatario zacatecano.

¿Es malo para Fonatur?

Desde que Alfredo del Mazo, ex gobernador del Estado de México, fue director de Fonatur en el sexenio de Ernesto Zedillo, la mayoría de los directores de este organismo salieron del sector privado: John McCarthy, experimentado desarrollador turístico; Miguel Gómez Mont, empresario inmobiliario; Adriana Pérez Quesnel, estrecha colaboradora de su antecesor en el sector; Enrique Carrillo, un experimentado comercializador inmobiliario. Es verdad que Héctor Gómez Barraza ha hecho su trayectoria en el sector público en distintas dependencias; pero antes de ser director en este sexenio, ya había formado parte de esta institución en distintos puestos.

La experiencia de Manuel Alonso en el desarrollo turístico no es conocida; sin embargo, se le reconoce como un político talentoso que hizo un buen desempeño en su entidad.

Hay entonces dos dudas en caso que se confirme su nombramiento:

¿En dos años superará la curva de aprendizaje y le será útil al sector turístico?

¿Un ex gobernador entrará en el esquema de gestión y operación de quien será su jefe, el secretario Enrique de la Madrid?

ggarcia@elperiodico.com.mx

Twitter: @gergarcia68