Viernes 10.07.2020 - 11:24

Equidad de genero: hoy

JJ Macías, apenado por narración de comentarista de Multimedios
Por:

Valeria López

Me gusta recordar, cada vez que es oportuno, la famosa frase de John Maynard Keynes que señala: “a largo plazo todos estaremos muertos”. Hay cosas que, simplemente, no pueden esperar; posponerlas es renunciar a vivir.

El más reciente informe de las Naciones Unidas sobre Equidad de Género señala que el avance en la creación de igualdad de oportunidades para mujeres es muy lent o: “a este ritmo una niña nacida ahora será una mujer de 81 años cuando tenga las mismas oportunidades que un hombre para liderar una empresa”.

Esto se refuerza con los datos que arroja el Informe sobre Patrimonio y Creatividad del que se extraen datos desesperanzadores: la mayoría de los directores en ámbitos culturales –orquesta, cine, teatro– son varones aunque la mayoría de la matrícula de estudiantes en temas de arte está formada por mujeres.

Un dato más, en un mundo en el que 87 por ciento de los directores de orquesta son varones, es un gusto tener entre la minoría de mujeres que dirigen a una paisana; más allá de gustos y estilos de dirección, Alondra de la Parra ha sabido colarse a la escena internacional y debemos reconocer su empeño.

En temas universitarios, Harvard y Oxford tienen —por primera vez — rectoras al frente de su comunidad: Drew Gilpin Faust y Louise Richardson, respectivamente. En México, la dra. Rosaura Robles, académica de probada trayectoria, ha manifestado su interés en competir para ocupar la rectoría de la UNAM. Celebro sus ganas y admiro su talento. Esperemos que la tercera rectora de una institución pública tenga mejor suerte y escape al fantasma que hundió a sus colegas de la UACM —Esther Orozco— y del IPN —Yoloxóchitl Bustamante—: la huelga estudiantil. La equidad de género es una cultura que hay que construir –todavía— en todos los ámbitos, incluso dentro de las universidades.

En temas políticos, la perspectiva no es mejor. La mayoría de los altos perfiles femeninos están anclados –en alguna medida– al marido. Y aunque Hillary Clinton actúa, trabaja y propone de manera muy distinta a Cilia Flores –la esposa y candidata de Nicolás Maduro–, me gustaría ver más perfiles autónomos, libres de la sombra del cónyuge. En pocas palabras: más Margaret Thatcher o Ángela Merkel y menos Cristina Fernández de Kirchner o Margarita Zavala.

La candidatura de Hillary tiene la ventaja de que han pasado 14 años desde que su esposo fue presidente y, en ellos, Hillary ha construido su propio perfil: senadora, pre-candidata, secretaria de Estado. Lamento mucho no poder decir lo mismo Margarita Zavala quien pasó de ser primera dama a ama de casa y, ahora, precandidata.

La agenda de los Derechos Humanos y de la Equidad de Género no puede esperar ni un momento, ni un día más; los temas son urgentes e importantes y exigen nuestro sincero compromiso para construir el mundo que queremos para nosotros mismos.

valeria.lopez@anahuac.mx

Twitter:@ValHumanrighter