Estados Unidos invade Texas

JJ Macías, apenado por narración de comentarista de Multimedios
Por:

Bibiana Belsasso

En Texas hay ciudadanos muy preocupados por que un entrenamiento militar que se efectuará en ese estado pudiera ser una conspiración del gobierno del presidente Barack Obama… ¡para invadir Texas!

A los rumores sobre la invasión se unen otros aún más ridículos:

En estos días, por ejemplo, el centro comercial de Wal-Mart suspendió temporalmente sus actividades en ese estado, por renovación, y eso se aprovechó para decir que ha sido cerrado para utilizarlo como centro para el cautiverio a los prisioneros de guerra.

En redes sociales como Twitter y Facebook y en algunos medios de comunicación circulan incluso versiones absurdas de que se planea usar las instalaciones de esa empresa como un campo de concentración para mantener detenidos a los ciudadanos o para esconder a miles de soldados chinos y así entregar el territorio al comunismo.

Por si fuera poco, otros chismes inverosímiles plantean la existencia de túneles que conectan centros comerciales, también de Wal-Mart, con China. Y circulan versiones de que Texas será entregado al Estado Islámico, a México, a Rusia o bien una combinación de algunos de estos países.

Otra información que ha circulado, según la agencia Sputnik, asegura que el citado operativo militar podría ser la preparación para una invasión de Irán y para una guerra en todo Oriente Medio, teniendo en cuenta la disposición de los estados que participan en los ejercicios del Comando de Operaciones Especiales de EU, así como su clima y terreno.

La realidad es otra: desde hace meses se dio a conocer el operativo militar Jade Helm, que estará al mando de las Fuerzas Especiales (SOCOM, por sus siglas en inglés). Se llevará a cabo en nueve estados de la Unión Americana, del 15 de julio al 15 de septiembre.

Su finalidad es perfeccionar las habilidades de combate de los soldados de fuerzas especiales y de otras tropas, incluyendo los boinas verdes y los equipos Mar, Aire y Tierra de la Armada de Estados Unidos (SEAL, por sus siglas en inglés).

Durante los ejercicios unos mil 200 soldados operarán en ciudades de Texas, Nuevo México, Arizona, California, Nevada, Utah, Mississippi, Florida y Louisiana.

En un principio se tenía contemplada la participación de Colorado; sin embargo, ésta se canceló debido a que la unidad que fue designada para actuar no estará disponible.

La operación divide los estados participantes en zonas marcadas como “hostiles”, “permisivas”, “inciertas”, “inciertas que se inclinan a hostiles” e “inciertas que se inclinan a amigables”.

La situación ha escalado a tal punto que incluso el gobernador republicano de Texas, Greg Abbott, ordenó a la Guardia Estatal que monitorice la operación y le mantenga informado de lo que pasa, a fin de “poder responder a la preocupación de los ciudadanos y de garantizar que las comunidades de Texas permanecen seguras, a salvo e informadas de lo que ocurre”.

El senador y candidato a la presidencia Ted Cruz (republicano) ha dicho que el comandante Barack Obama (demócrata) ha demostrado una enorme agresividad hacia las libertades democráticas de los estadounidenses, así que mejor no fiarse.

Otra fuerte razón para seguir alimentando estos chismes rídiculos de que Barack Obama quiere invadir Texas es que en noviembre del próximo año habrá elecciones en EU y todos estos rumores benefician a los republicanos. No nos podemos olvidar: Texas es un estado mayormente republicano, es el de la familia Bush.

Y por más que el mando de las Fuerzas Especiales ha declarado constantemente que es imposible invadir Texas, porque ese estado es ya parte de EU, los rumores son cada día más intensos. La ignorancia más absoluta en la primera potencia mundial.

bibibelsasso@hotmail.com

Twitter: @bibianabelsasso