Viernes 18.09.2020 - 05:33

Estampida en el PRI

Estampida en el PRI
Por:

Algo está pasando en el PRI que los precandidatos a las 12 gubernaturas en disputa se aceleraron y no hay quien contenga la estampida, por más que los gobernadores hagan malabares para que sus caballos no se desboquen.

El ejemplo más claro es Tamaulipas; hoy mismo podría ser “destapado’’ oficialmente el diputado federal Rodolfo Torre Cantú, el candidato a suceder a su padrino político, Eugenio Hernández.

Tal es la presión que el comité estatal del PRI adelantó 10 días la convocatoria para elegir a su candidato; no habrá más registro que el de Torre Cantú, como ocurrió en Chihuahua con César Duarte.

Otro que quedó formalmente destapado como candidato a gobernador de Aguascalientes por el PRI es el senador Carlos Lozano de la Torre, quien ayer rindió su informe de labores ante la plana mayor del priismo nacional. Y aunque digan que Lozano “no es el candidato de Beatriz Paredes, la demostración de fuerza que dio ayer sería un crucigrama difícil de resolver.

Y como de plano ya se desbocó la caballada, el próximo 23 podrían estar destapados Eviel Pérez (Oaxaca) y Javier Duarte (Veracruz); lo mismo que Jorge Herrera Caldera (Durango).

Gobernadores, como el hidalguense Miguel Osorio Chong, que pretenden llevar hasta abril, después de su último informe de gobierno, la selección del candidato del PRI nada más están atizando al brasero de la discordia y la división.

Otros, como el boquiflojo gobernador de Quintana Roo, Félix González Canto, cometió el error de declarar que “jamás heredaría el poder a una mujer’’, lo que de entrada descartó a la secretaria de Turismo del estado, Sara Latife Ruiz Chávez, de hacer madurar a marchas forzadas a sus gallos.

González Canto apuesta por el diputado Roberto Borge, famoso por sus fiestas y las cuentas que paga en un antro del centro comercial Antara, en Polanco. Aficionado a las famosas burbujas de Don Perignon, Borge tiene dos rivales a modo.

En fin, que la caballada tricolor se puso nerviosa y todos a correr.

 Unos opinan que “lo aventó’’ y otros “que lo empinó’’; lo cierto es que la broma que le gastó el presidente Felipe Calderón al director del ISSSTE, Miguel Ángel Yunes, tiene varias interpretaciones.

Calderón empujó la cabeza de Yunes al pastel con el que se conmemoraron los 50 años de la fundación del ISSSTE.

Y si bien sólo fue una broma, en el PAN no lo tomaron así. Bueno, cómo estaría la lectura al interior del blanquiazul que ayer mismo el senador Juan Bueno Torio, quien compite con Yunes y con Gerardo Buganza por la candidatura del PAN al gobierno de Veracruz, solicitó licencia para dejar temporalmente su escaño. Hay de bromas a bromas y de mensajes a mensajes.

 Ahora resulta que Xóchitl Gálvez es miembro de la Real Academia de la Lengua Española y se queja porque en un pasquín recopilaron algunas, sólo algunas, de sus declaraciones. ¿No se acuerda de que le dijo a Brozo que la política le daba güeva?

engranev@yahoo.com.mx

agp