EU: desigualdad garantizada

JJ Macías, apenado por narración de comentarista de Multimedios
Por:

Montserrat Salomón

La propaganda estadounidense no deja de promover a nuestro vecino del norte como la tierra de la libertad y la igualdad. Sin embargo, la realidad de las minorías no asimiladas, discriminadas, empobrecidas y acosadas por la brutalidad de las autoridades dan testimonio de una sociedad fracturada que ha fracasado en encontrar el rumbo de la concordia y el futuro.

Los recientes acontecimientos en Baltimore —sumados a tantos y tantos casos similares— retratan la realidad de las minorías afroestadounidenses que viven empobrecidas, marginadas y bajo el acoso policial que les garantiza todo menos un trato justo y equitativo. La falta de educación, de oportunidades y un trato digno cierran las opciones e inflaman a las comunidades con una ira comprensible. Esta fractura debería de llenar de vergüenza a las autoridades, pero parece que están más abocadas a reprimir que a integrar y solucionar conflictos. Y ésta no es una situación que vivan exclusivamente los integrantes de la comunidad afroestadounidense, también es la realidad de otras minorías, como la latina y, en especial, los migrantes sin papeles.

En Estados Unidos se trata a las minorías como si fuesen sociedades ajenas que hay que controlar y vigilar, y no como parte integral de un país que, en teoría, presume de su origen diverso y de su capacidad de dar cabida a los sueños de muchos.

Ahora, de cara a un nuevo proceso electoral, veremos cómo distintos candidatos intentarán ganarse nuevamente el voto de estas minorías desplazadas prometiendo futuro, atención, justicia y paz. Sin embargo, esta vez la paciencia se ha agotado. Luego de observar cómo el primer presidente de raza negra intentó y no pudo reconciliar a la sociedad norteamericana, el descontento está por llegar a las calles y se exigirá un compromiso mayor y decidido de cualquiera que pretenda llegar a la Casa Blanca. En esta ocasión, como en ninguna otra, el voto de las minorías pesará y estará listo para exigir resultados.

La mayor visibilidad política de las minorías también tendrá el efecto de exaltar a los núcleos más conservadores y contrarios a la inclusión, por lo que la batalla electoral probablemente presentará posiciones radicalizadas que darán muestra de la división interna que sufre EU. En un momento en el que la situación internacional requiere de líderes y estadistas de primera categoría que sean capaces de plantear estrategias que lleven a la paz dentro de la pluralidad de credos, culturas y razas, nuestro vecino del norte se encuentra atormentado por su pasado y confrontado por sus divisiones internas.

Un país que no logra encontrar la paz en su interior se quedará corto a la hora de liderar internacionalmente y jamás logrará ser más que el policía del mundo.

msalomonf@gmail.com