Evolución de la deuda pública

Barbosa llama a destrabar bodas gay
Por:
  • larazon

La deuda del sector público presupuestario como proporción del PIB muestra una tendencia decreciente en el periodo 1995-2010, lo que se explica por la política económica aplicada, sin embargo el análisis de los tres últimos gobiernos muestra disparidades significativas.

Como se observa en la gráfica anexa, la deuda pública está integrada por la deuda interna y por la deuda externa. Históricamente la segunda era la que más preocupaba a las autoridades gubernamentales, tan es así que Latinoamérica en la década de los 80’s se caracteriza por el alto endeudamiento externo, que dio lugar a la denominada crisis de la deuda externa, evento en el que México fue uno de los principales protagonistas.

Con el paso del tiempo y quizá debido a ese traumático hecho se realiza un cambio estructural en cuanto a su monto y composición, lo que se corrobora de manera inequívoca al observar las proporciones decrecientes de deuda pública total y la cada vez menor importancia de la deuda pública externa dentro del total así como el correlativo aumento de la deuda pública interna, ambos como proporción del PIB, en el periodo 1995-2010.

Específicamente en el periodo 1995-2000 la deuda pública total se reduce de un 38.6 por ciento del PIB -fruto del “error diciembre”- a un 22.8 por ciento, con una marcada tendencia decreciente. Comportamiento similar se observa en el rubro deuda pública externa al reducirse del 31.2 al 12.1 por ciento, pero las necesidades de recursos se cubren con deuda pública interna, que aumenta del 7.4 al 10.7 por ciento como proporción del PIB.

El gobierno del cambio (2001-2006) se caracteriza por presentar una deuda pública total que aumenta en los tres primeros años y decrece en los siguientes tres para mantenerse prácticamente en la misma proporción, 22.6 por ciento y 21.7 respectivamente en 2001 y 2006.

 En cuanto a la evolución de sus componentes, en esta administración se continúa con la política de privilegiar el endeudamiento interno, iniciado en el gobierno anterior, por lo que la deuda pública interna, de representar un 11.8 por ciento del PIB en 2001 llega a 16.2 por ciento en 2006, con un comportamiento sostenido en el periodo. Siguiendo la tendencia se reduce el monto de la deuda pública externa al pasar de 10.8 por ciento en 2001 a 5.5 en 2006, una reducción de casi la mitad.

La situación en el actual gobierno es diferente. La deuda pública total asciende de 21.4 por ciento como proporción del PIB en 2007 a 32.5 por ciento en 2010 con elevados y consistentes aumentos en esta etapa, acercándose peligrosamente al 38.6 por ciento de 1995, el más elevado en el periodo de análisis. Se mantiene la predisposición ascendente de la deuda pública interna que remonta el 16.4 por ciento de 2007 para llegar al 22.5 por ciento en 2010. Sin embargo la tendencia en la deuda pública externa se rompe en este sexenio ya que la proporción pasa del 5 por ciento en 2007 a ¡10 por ciento en 2010! ¿Deberemos preocuparnos o todo está bajo control?

salustio.garcia@anahuac.mx