Gil traiciono ya a su ex jefe

JJ Macías, apenado por narración de comentarista de Multimedios
Por:

Raymundo Sánchez

Conocedor de los tiempos políticos y de sus actores, el senador panista Roberto Gil, dio un verdadero golpe de timón ante el posicionamiento que está teniendo el líder de los diputados de su partido, Ricardo Anaya, rumbo a la sucesión en Acción Nacional, cuya convocatoria para renovar al dirigente nacional saldrá en julio próximo, apenas pasadas las elecciones intermedias.

Gil, quien fue secretario particular del entonces presidente Felipe Calderón, de enero del 2011 a enero del 2012, y era uno de los más activos detractores del dirigente del PAN, Gustavo Madero, ya midió la fuerza que tiene el queretano Anaya (un político del grupo que combatía el senador), para hacerse de la dirigencia del partido.

Por eso, el 15 de mayo en Querétaro, al apoyar al candidato panista al gobierno del estado, Francisco Domínguez, Gil soltó que “sería una gran noticia que el próximo gobernador queretano, tenga a otro queretano desde la dirigencia nacional”. El viraje no es gratuito: el ahora ex calderonista busca que en septiembre Anaya lo nombre coordinador de la bancada de senadores o lo impulse para presidir el Senado.

+

Tres fracasos ha tenido Andrés Manuel López Obrador en igual número de intentos por desestabilizar a la Ciudad de México y al gobierno de Miguel Mancera. El último fue la movilización de taxistas, el lunes, para bloquear siete puntos de la capital con el pretexto de manifestarse contra la empresa Uber. Se descubrió que su candidato a asambleísta Felipe de la Cruz estaba detrás del asunto y eso le restó credibilidad.

Igual pasó con el rumor difundido en abril sobre el supuesto robo de niños en Coyoacán. Supuestos “ciudadanos” cerraron vialidades en esa demarcación con esa excusa. Pero pronto se supo que no hubo robo de niños y que todo fue un montaje de su candidata a delegada, Bertha Luján, quien envió a sus operadores a intentar manchar así la imagen del gobierno capitalino.

También fracasó la protesta que el candidato de AMLO a delegado en Benito Juárez, Jesús González Schmal, dirigió en marzo, frente a la casa de Mancera, contra la construcción del túnel en Río Mixcoac que agilizará el tránsito en el cruce de Circuito Interior e Insurgentes. En resumen, tres fracasos en tres intentos. Si fuera beisbol, deporte que tanto apasiona al tabasqueño, ya estaría ponchado.

+

En la gira del adiós está el presidente del Senado, Miguel Barbosa, a quien le restan tres meses en la presidencia del Senado de la República. Este miércoles el perredista preside la sesión solemne para recibir a la presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, acto que se prevé no ocupe más de media hora pero sí muchas fotos del legislador con la mandataria.

Y en los próximos días, Barbosa parte rumbo al lejano Oriente. Obvio, la información oficial será que va a estrechar lazos parlamentarios con aquel país. O algo así.

raymundo.sanchez@3.80.3.65

Twitter: @r_sanchezp