Gustav Klimt: Miedo a la locura

Paul Cézanne: su contribución a las neurociencias
Por:

Viena (1874), la familia Klimt enfrenta la muerte de la pequeña Anna (5). Gustav (12), además de triste, está enojado con su padre, orfebre pero incapaz de traer suficiente dinero para sustentar a su numerosa familia, los niños siempre tienen hambre. Hermine Klimt (hermana de Gustav) contaba: “en Navidad no teníamos ni pan para comer por no hablar de regalos”.

[caption id="attachment_490385" align="alignnone" width="1068"] Gustav Klimt[/caption]

La pérdida de su hermana lo llevó a refugiarse en el dibujo, pintaba con lápices, con carbón, en papeles y en el piso. Un profesor avisa a sus padres de las habilidades artísticas del niño y empieza a estudiar en una escuela auspiciada por el Museo Austriaco de Arte. Se gradúa a los 19 años y pronto empieza a vender retratos para ayudar a su familia.

Poco después se agregan sus hermanos Ernst y Gregor y montan un taller. En 1892 muere su padre y su hermano Ernst, quien deja en la orfandad a su hija Helena y al cuidado de su hermano a su viuda Helene Flöge, cuya hermana Emilie Flöge será la musa del artista.

[caption id="attachment_490388" align="alignnone" width="1068"] Emilie Flöge será la musa del artista[/caption]

Cuando Klimt se hace amigo de Moll (padrastro de Alma Mahler), para formar el movimiento artístico “La Secesión”, tiene 35 años y viene arrastrando un tormentoso y promiscuo pasado. Se decía que era un salvaje, un hombre sin moral, una personalidad desbocada por los impulsos sexuales, cuyo trato sólo podía tolerarse por la arrolladora fuerza de su pintura. Se rumoraba que mantenía relaciones simultáneas con las hermanas Flöge y otras mujeres, a las cuales se agregaban las damas de la sociedad vienesa que cada vez con mayor frecuencia solicitaban sus servicios de retratista. Él disfrutaba de su reconocida posición y nunca hacía nada para explicar sus obras. Sus agresivos dibujos de líneas sinuosas resultaban más expresivos que cualquier texto.

[caption id="attachment_490390" align="alignnone" width="1068"] Klimt, obras[/caption]

Klimt viajó con los Moll a Italia, el genio estuvo coqueteando con Alma (19), soltera, pero al final la despreció causando enojo en la familia, por lo que le escribió a su gran amigo Moll esta reveladora carta: “Me apena haber ilusionado a Alma, pero temo por mí, como he temido siempre. Mi padre murió de una enfermedad mental, mi hermana ha estado años trastornada y tal vez ya se aprecian en mí las primeras señales de locura. Querido Moll… mi locura no va a ser feliz. Esperemos que no me esté afectando ya. Te pido tu amistad, he hecho mi confesión completa. Te he dicho algunas cosas que tienen que quedar en secreto entre nosotros.”

Los estudios actuales acerca de la genética de las enfermedades mentales demuestran que el riesgo en población general es del 1 por ciento. Cuando hay historia familiar de trastorno bipolar aumenta al 10 por ciento para los siguientes padecimientos: trastorno bipolar tipo I y II, trastorno depresivo mayor, esquizofrenia y trastorno esquizoafectivo. La posibilidad aumenta con la cercanía del parentesco. (Kendel y Cols. 2003)

El riesgo a desarrollar las enfermedades depende del estado de las histonas del gen 6p22 que son proteínas básicas que envuelven el ADN, las cuales se pueden dañar con los siguiente factores: migración, padres de edad avanzada, exposición a toxoplasmosis, uso de mariguana a lo largo de la vida y algún estresor significativo inesperado.

El miedo de Klimt tenía cierto fundamento y ya en su época se empezaban a conocer los estudios del famoso psiquiatra Kraepelin (1910).

[caption id="attachment_490386" align="alignnone" width="1068"] Klimt, dama con sombrero[/caption]

Se desconoce si su vida sexual en realidad era tan extensa, muchas son historias no probadas de un soltero guapo y exitoso de la época, por lo que no existen otros síntomas que permitan hacer un diagnóstico psiquiátrico.

En 1918 (56) sufre un ataque de apoplejía quedando semiparalítico falleciendo semanas después por neumonía. Está sepultado en el cementerio Hietzing en Viena. A pesar de su miedo a formar una familia tuvo 14 reclamos de paternidad de los que aparentemente solo reconoció tres y se desconoce la historia de la salud mental de sus descendientes.

Su obra cumbre La dama de oro fue adquirida recientemente en 135 millones de dólares.

[caption id="attachment_490389" align="alignnone" width="1068"] klimt, 'La dama de oro'[/caption]

En sus palabras: “El arte es una línea alrededor de tus pensamientos”.