Harvey golpea la economía mexicana

“En un país desigual las mujeres somos el blanco de la violencia”
Por:
  • bibiana_belsasso

Aunque el huracán Harvey no afectó directamente al territorio mexicano, el desabasto de energéticos en la zona de Texas, que son exportados a México, podría desatar una crisis de producción, la cual elevará el precio de los combustibles en nuestro país. Y es que el paso del fenómeno provocó la caída de hasta 30 por ciento de la capacidad de refinación de Estados Unidos esta semana, lo cual representa un problema para México, pues el 88 por ciento de las importaciones de combustibles provienen de la región de Galveston y Luisiana.

Los puertos de Corpus Christi y Houston fueron los dos más afectados por Harvey y por ellos a diario salen cientos de miles de barriles de gasolina y diesel para la costa Este de México.

Los pronósticos más pesimistas aseguran que las refinerías de estos dos puntos estadounidenses todavía podrían permanecer cerradas por unos días más.

Por los daños provocados por el paso de Harvey, las refinerías texanas dejaron de procesar alrededor de 2.79 millones de barriles diarios, lo que representa 14.84 por ciento del total de la producción de la Unión Americana.

Según expertos, el precio de la gasolina en México podría aumentar hasta en un 7 por ciento en los próximos días.

Pero no sólo es México, Estados Unidos exporta gasolina refinada también a Canadá. Se estima que los vendedores de gasolinas podrían incrementar el precio de los combustibles de dos a cuatro centavos de dólar por litro, en promedio, antes del fin de semana.

En cuanto a la producción propia, Harvey también afectó a Pemex, pues en el Golfo de México la capacidad de refinación se redujo a la mitad, debido a las advertencias de intensas inundaciones y marejadas.

Aunado a ello, la mayor refinería de Pemex, la de Salina Cruz, Oaxaca, recién reanudó sus operaciones tras ser afectada por un violento incendio a mediados de junio, lo que redujo su capacidad de procesamiento de 330 mil barriles diarios a un tercio.

Otra de las grandes refinerías mexicanas, la de Madero, Tamaulipas, que tiene capacidad de producción de 190 mil barriles diarios, también tenía previsto cerrar en estos días para un mantenimiento intensivo y no reanudará sus operaciones normales hasta finales de diciembre.

Por lo pronto, el miércoles,  el director General de Petróleos Mexicanos, José Antonio González Anaya, informó que nuestro país cuenta con inventarios de gasolinas y diesel asegurados, para garantizar el abasto de combustibles durante las próximas dos semanas.

“A pesar de lo que está pasando ahorita con el huracán que le pegó al área de Houston, tenemos los inventarios asegurados para el siguiente par de semanas”, confirmó González Anaya.

Es un tema muy serio. Ya en Texas se está trabajando arduamente para poder restablecer la operación de las refinerías. Es verdad, México cuenta con abasto de gasolina para las próximas dos semanas.

Pero con la producción atrasada que se va a tener  de energéticos, los precios subirán, como lo estamos viendo ya en Canadá. Ya que Harvey sin duda podría también pegar en México, y en un rubro que duele mucho: la economía.