Inflación y crecimiento económico: buenas nuevas

Apoyo a la economía no es suficiente
Por:

Dos bloques de información económica fortalecen el optimismo en el corto plazo sobre el desempeño económico de México. Concretamente, cifras de inflación de la primera mitad de septiembre y del Indicador Global de la Actividad Económica, apuntalan una perspectiva de menor crecimiento delos precios y mayor crecimiento, respectivamente.

Comenzando por la inflación, el Inegi dio a conocer el crecimiento del Índice Nacional de Precios al Consumidor durante la primera quincena de septiembre. La sorpresa fue grata y positiva, ya que el avance de los precios de 4.88% estuvo muy por debajo del 5.01% estimado por el consenso de la última Encuesta Citibanamex.

Además de ubicarse en una posición más optimista que las expectativas, la reciente cifra de inflación es relevante por varios aspectos: (1) marca un descenso en la tasa de inflación desde el 5.0% registrado en la segunda quincena de agosto, hasta el 4.88% arriba mencionado de la primera quincena de septiembre, (2) lo que posiblemente también signifique que la inflación ya alcanzó su pico en agosto y veamos un descenso, marginal en lo que resta del año; (3) el principal contribuyente a la menor inflación anual es el subíndice subyacente (recordemos que es el índice más estable de la inflación y el que proporciona una mejor visión sobre el desempeño de la inflación en el mediano plazo), cuya tasa anual se redujo hasta 3.56% de 3.65% en el periodo mencionado.

Aun con estos buenos resultados y la perspectiva favorable de una menor inflación en México, todavía prevalecen presiones importantes al alza, principalmente las derivadas de los incrementos a los precios de los energéticos, en particular de las gasolinas y del gas LP. Además, a pesar del descenso esperado de la inflación anual, posiblemente la inflación termine este año en 4.5% —cálculos propios—, todavía arriba del 4.2% que Banco de México estima para el cuarto trimestre de este año.

Respecto a los datos de actividad económica, las noticias también tienen un perfil favorable. Los datos del Indicador Global de la Actividad Económica (IGAE, un proxy mensual del PIB) sorprendieron positivamente en julio. Así, durante el séptimo mes del año, la economía mexicana presentó un crecimiento de 2.8% respecto a julio del año pasado (cifra ajustada por estacionalidad). Este avance estuvo impulsado principalmente por el sector servicios, aunque la recuperación de la industria comienza a generar un mayor apoyo al crecimiento.

Ya en este espacio hemos comentado que, además del reciente dato duro del IGAE, diversos indicadores ya señalan un mejor desempeño económico en el tercer trimestre, tal es el caso de las remesas, las ventas de la ANTAD y al menudeo reportadas por el Inegi. Sobre la base de las tendencias de los datos conocidos, es que ya hay más evidencia de recuperación económica en el del tercer trimestre, que incluso puede prolongarse hasta finales del año, con ello, se logrará una tasa de crecimiento del PIB, ligeramente por arriba del 2% para todo este año.