Información privada de Facebook se vende al mejor postor

Lopez Obrador se suma a la petición de liberar a Julian Assange
Por:
  • hector_badillo

Nuevo escándalo estremece a las redes sociales y las somete al escrutinio porque Facebook y la empresa británica de mercadeo Cambridge Analytica quedaron al descubierto por entregar a gobiernos y empresas privadas la información de los perfiles de sus usuarios, lo que la convierte en una mercancía.

El sueño hecho realidad de cualquier empresa de marketing y publicidad está disponible las 24 horas de la semana y los 365 días del año, enmascarado por una empresa amigable que explotó las comunicaciones en la era digital y supo desde un principio que lo que tenía en las manos era oro puro.

Facebook es una red social digital, creada en los comienzos del año 2000 por Mark Zuckerberg, quien en medio de traiciones y demandas millonarias dentro de las aulas de Harvard, una de las universidad mas prestigiadas del mundo, creció de forma exponencial desde su lanzamiento y se volvió una herramienta indispensable en la vida de las personas conectadas al Internet. ¿Quién no utiliza Facebook en estos tiempos? y todo lo que compartimos en dicha red social es un regalo para que las empresas que analizan datos y lucran con nuestra información privada realice campañas para vendernos servicios, productos, ideales y hasta candidatos políticos.

Este es el caso de la grave filtración de datos privados de al menos 50 millones de usuario de Facebook que llegaron a manos de la consultora Cambridge Analytica, empresa encargada del análisis de datos y la creación de campañas publicitarias. La compañía británica se habría hecho de la información privada por medio de un engaño bien armado para así ofrecer dicha información como parte de su trabajo en las campañas electorales de Estados Unidos. Donald Trump habría sido el candidato privilegiado con este robo de información que le habría ayudado a llegar a la silla presidencial de ese país.

Desde que explotó el escándalo de la filtración de información privada se han ido revelando más datos escabrosos de la manera en que esta empresa británica con sede en Estados Unidos operaba para influir en las decisiones políticas. Expertos en guerra sucia tenían todo un guión fríamente preparado para involucrar a los políticos en hechos de corrupción o amoríos con prostitutas y así manipular y enviciar todo su entorno. Las investigaciones siguen destapando casos en los que la consultora participó e hizo uso de estas tácticas sucias que, según información de un canal de televisión de Gran Bretaña el nombre de México ha sido mencionado por estas averiguaciones, lo que ha causado un ambiente de desconfianza en medio de una batalla electoral que está a pocos días de comenzar.

Las elecciones mexicanas son un caldo de cultivo perfecto para que este tipo de empresas manipuladoras hagan su trabajo sucio a favor de algún candidato, como ya lo hemos vivido antes y las redes sociales son el canal perfecto para la transmisión de las llamadas fake news.

Mark Zuckerberg y Facebook están pagando caro las deficiencias para proteger los datos personales de los usuarios y sus acciones se han visto afectadas en la Bolsa. Aunque las culpas se están repartiendo en medio de este escándalo mundial, la realidad es que nosotros prácticamente regalamos esta información privilegiada que puede afectar nuestras decisiones económicas , políticas y sociales.