Invierta en protegerse

Invierta en protegerse
Por:

Desde hace veinte años comenzó a formularse la idea de la administración de riesgos, paulatinamente los directivos de las empresas y después el público en general fue tomando conciencia de la necesidad de prevenir posibles riesgos, procurando que un siniestro no fuera desastroso en sus vidas.

Al mismo tiempo la idea del vendedor de seguros evolucionó a un asesor profesional de seguros, las empresas aseguradoras cambiaron sus enfoques, trabajaron distintos segmentos de mercado, diferentes tipos de riesgo y superaron las crisis financieras.

De alguna manera este tiempo nos ha convencido de la importancia de

contar con cierta protección. Debemos asegurar nuestro automóvil, ya que de lo contrario no podríamos circular; aseguramos nuestra casa, porque sabemos el tiempo que implica terminar de pagarla; contratamos un seguro para el negocio porque nosotros y nuestra familia vivimos de él. Sin embargo, la cultura del aseguramiento todavía no ha penetrado en los mexicanos como sería ideal que sucediera.

Hay razones de carácter financiero que deberían convencernos de la necesidad de vivir asegurados, como el hecho de que somos cabeza de una familia, responsables de ella ahora y responsables, también, de heredarles seguridad y no problemas, ya que estamos conscientes del dinero que cuesta abrir un testamento, cambiar de propietario un inmueble o pagar los gastos funerarios.

El precio actual de la educación nos hace pensar, en el caso de nuestro hijo recién nacido, en las oportunidades de estudios que podremos ofrecerle en el futuro.

El saber que la salud puede no ser eterna y que la falta de un seguro de gastos médicos, puede provocarnos personalmente un desequilibrio económico irreversible.

Hoy más que nunca sabemos que podemos perder el trabajo en cualquier momento y que debemos estar protegidos, aunque sea temporalmente, contra esa contingencia.

Las aseguradoras en nuestro país han tenido una evolución importante, conocen las necesidades de sus clientes, y son más claras y accesibles.

Aunque las cifras mejoran, sólo se aseguran 3% de las viviendas en México, los seguros de vida y de gastos médicos están en porcentajes del 15 y 14% y, si bien por ley debe contarse con un seguro de automóvil, sólo la mitad de los propietarios poseen uno.

Piense en sus finanzas y vea el seguro como una sana decisión financiera, como una inversión que resguarda su futuro, nada más pero nada menos.

fcalleja@itesm.mx

fdm