IPC supera los 46,000 enteros

JJ Macías, apenado por narración de comentarista de Multimedios
Por:
  • irasema_andres_dagnini

La Bolsa Mexicana de Valores mantiene un comportamiento alcista en lo que va del año apoyada en el crecimiento de la economía, no obstante su desempeño podría estar limitado, en el mediano plazo, por un alza en las tasas de interés y el fortalecimiento del dólar.

Una serie de buenas noticias económicas desde Estados Unido y comentarios de los funcionarios de la Reserva Federal (Fed) han elevado la posibilidad de que suba la tasa de fondos federales en junio, así como la demanda de dólares, en alrededor de 2.5% en las últimas dos semanas.

En la última reunión de política monetaria de la Fed todos los miembros del Comité de Mercado Abierto estuvieron de acuerdo en que era necesario elevar la tasa de referencia en el muy corto plazo, lo cual incentiva la idea entre los inversionistas para que suceda en junio. De hecho, hoy esa idea pudiera reafirmarse si Janet Yellen, presidente de la Fed, en una conferencia que da en Harvard, confirma la solidez de su economía. Si así sucede, podríamos observar un nuevo avance en el valor del dólar alrededor del mundo y si en junio efectivamente suben las tasas podríamos observar que el dólar alcanza nuevos niveles récord, principalmente porque los inversionistas esperarían un segundo incremento antes de que finalice el año.

Un dólar fuerte no es una buena noticia para México porque eleva el costo de los bienes importados, afectando el bolsillo de las familias, y porque encarece la deuda.

El tipo de cambio spot en México había regresado a niveles de 17.17 al cierre de abril, que implicaba una depreciación de alrededor de 1% en los primeros cuatro meses del año, pero la posibilidad de un alza sobre las tasas de interés de la Fed, ha elevado la demanda de dólares en las últimas dos semanas a cotizaciones entre 18 y 18.50 pesos por dólar.

En la semana pasada, la probabilidad de que aumentaran las tasas de interés de Estados Unidos en la reunión de junio aumentó de 4% a 30% y para julio la posibilidad se ubicó en 50% frente a 16% registrado recientemente.

El efecto de un alza de las tasas de interés de Estados Unidos es inmediato sobre el mercado financiero y no sólo afecta al mercado de cambios, también provoca una recomposición de carteras donde los inversionistas podrán disminuir su ponderación en renta variable.

El Índice de Precios y Cotizaciones (IPC), pese a sus altibajos, ha mantenido un comportamiento alcista en lo que va del año, que se representa con rendimiento nominal de 7.12 por ciento. Durante los últimos dos meses, el IPC se ha mantenido entre 46,000 y 45,000 unidades, lo que sugiere que se encuentra en un proceso correctivo.

Analistas de Monex consideran que en tanto no se registre un cierre por arriba de 46,500 puntos, el IPC podría regresar a niveles de entre 43,000 y 42,000 puntos, no obstante, y pese a que ven debilidad en el corto plazo, mantiene un objetivo dentro de un rango de 51,500 a 55,000 puntos para el cierre del año.

Indudablemente los mercados seguirán pendientes de lo diga o haga Janet Yellen.

irasema.andres@3.80.3.65

Twitter: @IrasemaAndres