Juárez y Calderón, experimento fallido

Trabajan para rescatar a 3 sobrevivientes del sismo en Taiwán
Por:
  • larazon

Según lo declarado ayer por el presidente Felipe Calderón en torno a la violencia en Ciudad Juárez, el gobierno habría pensado en imponer el estado de excepción para combatir al crimen organizado.

Sin embargo y pese a que ni la presencia del Ejército ni de la Policía Federal han inhibido la comisión de delitos relacionados principalmente con el narco, lo ha querido hacer. Calderón dijo que “sí hay un plan y una estrategia (de seguridad para Juárez), pero no queremos imponerla desde el centro, sino que queremos dialogarla y proponerla a la sociedad juarense e implementarla de la mano con los juarenses”. La declaración anterior, fuertemente criticada por los juarenses, dibuja a un Ejecutivo dubitativo que parece pretender ganar tiempo en lo que su gabinete de seguridad le arma otrooooo plan de seguridad porque el actual evidentemente se fue al caño.

Porque tratándose de un tema tan delicado, tan sensible para una sociedad sometida por la delincuencia organizada, resulta incomprensible que a estas alturas de la guerra, con el número de bajas civiles a la alza, se pretenda “dialogar y proponer’’ el programa de rescate de la seguridad, si es que hay.

 Será por medio de una encuesta que se aplicará la próxima semana cuando se conozca el nombre del candidato a la gubernatura de Hidalgo del matrimonio por conveniencia pactado entre el PRD, PAN, PT y Convergencia. Quienes se diputarán la candidatura son Xóchitl Gálvez, José Guadarrama y Francisco Javier Berganza, del PAN, PRD y Convergencia, respectivamente. Los tres afirmaron ayer que respetarán el resultado de la encuesta y que le levantarán la mano al ganador. A ver si es cierto.

 Como le comentamos hace unos días, ayer se concretó oficialmente la alianza entre el PRI y el PT en Zacatecas para impulsar como candidato a gobernador al “priista’’ Miguel Alonso Reyes.

Reyes fue secretario particular del gobernador Ricardo Monreal, después presidente municipal de Zacatecas, funcionario con Amalia García —de la que se divorció políticamente— llegó al Congreso local como perredista. Hoy es priista y candidato a gobernador, apoyado por los hermanos Monreal —David, Ricardo y Saúl—. Queda pendiente conocer si el Partido Verde, que tiene a su propio candidato a gobernador, el ex diputado federal Carlos Puente, se sumará a la alianza.

 Las lluvias atípicas que azotan a gran parte del país tomaron desprevenidas, como suele ser, a las autoridades municipales, estatales y a las federales, en la parte que les corresponde. Ya deberíamos ir acostumbrándonos a eso —a las lluvias, no a las autoridades incompetentes—, porque el clima no tiene palabra de honor. Lo horroroso del caso es que los afectados son siempre los mismos; en el DF, las inundaciones ocurrieron en los mismos sitios que hace 10 años sin que nadie pueda remediarlo. ¿Qué será que Tláloc también se cambió de bando?

engranev@yahoo.com.mx

agp