Juego de intereses

JJ Macías, apenado por narración de comentarista de Multimedios
Por:

Nizar Dana

en Ammán

Analizando bien las declaraciones de los medios oficiales del régimen sirio da la sensación de que hay ciertas molestias entre Damasco y Teherán. Este cambio se notó después de las continuas y humillantes perdidas militares que tuvo el régimen por el norte del país.

Según oficiales del régimen, Irán no ofreció como hacía antes ningún tipo de apoyo durante las batallas de Idlib y Jisr al-Shughur (ciudades estratégicas que se encuentran por el noreste de Siria). Periodistas pro Bashar acusan al régimen iraní de que lo único que le importa son sus intereses económicos con Turquía y añaden que este cambio en su política ocurrió tras la visita del presidente turco Recep Tayyip Erdogan y la firma de un acuerdo comercial por 30 mil millones de dólares, y agregan que abandonar a los aliados por un acuerdo comercial es puro oportunismo…

Muchos justificaron los logros militares que tuvieron los rebeldes sirios por dos factores, primero que Turquía últimamente mejoró la calidad y el tamaño de la ayuda militar que facilita al Ejercito Libre y al Frente Al Nusra con misiles norteamericanos anti blindados TAO y la incorporación de no menos de cinco mil combatiente bien entrenados, muchos de ellos relacionados a la inteligencia turca. El segundo factor es la nueva política iraní de no entrar en enfrentamientos directos o indirectos con Turquía.

¿Qué ha ocurrido para que se afecte la relación Damasco-Teherán? El acuerdo nuclear entre Irán y el grupo 5+1, un pacto integral y que lógicamente tiene que ver con el conflicto sirio. Por esta razón acusan a los líderes de Irán de oportunistas, ya que, dicen, la relación con los aliados carece de fundamento revolucionario y el eje de la resistencia era puramente político, o sea el apoyo ofrecido a Siria tenía su precio: usarlos como una carta de presión en las negociaciones.

Y Bashar, luego de las últimas derrotas de sus tropas, esta aterrorizado… siente que lo abandonaron. El general de división iraní Qasem Sulemani, comandante de las fuerzas Al Quds, encargado de ayudar a El Assad en su guerra contra la oposición, actúa y toma las decisiones libremente sin consultar a nadie, ni siquiera trata a Bashar como presidente… También la muerte de los altos oficiales de seguridad del régimen profundizó el estado de desequilibrio que vive Bashar… ¿Será algo planeado por sus aliados iraníes?

Después de cuatro años de gastos militares y de inteligencia en el régimen de Bashar, es poco probable que Teherán abandone a Siria. Todo indica que hay algún entendimiento entre Irán y Turquía sobre Siria… o quizás habrá algún acuerdo con Washington o incluso con Arabia Saudita. Pero la pregunta sería si Bashar el Assad será parte de estos acuerdos o cual será su precio en este escenario.

nizardana.razon@gmail.com