Justifica AMLO posibles incumplimientos

Declara OMS pandemia el coronavirus
Por:

A pesar de la bancarrota en la que, según él, se encuentra el país, el próximo Presidente, Andrés Manuel López Obrador, advirtió que “posiblemente no pueda cumplir todas las demandas que se requieran, pero sí todos los compromisos que hizo” a lo largo de su campaña electoral, al reiterar que no le va a fallar al pueblo.

En Tepic, la capital de Nayarit, en la que emprendió su “gira de agradecimiento” a los más de 30 millones de ciudadanos que votaron por él en la jornada electoral de julio pasado, atribuyó a “esa difícil situación económica y social”, la imposibilidad de responder a lo que México requiere; lo que se suma a las varias rectificaciones que ha hecho en los meses recientes.

DE ESTO Y DE AQUELLO

Desde el balcón central de Palacio Nacional, en el que apareció por última vez en su sexenio, el Presidente Enrique Peña Nieto presenció, junto con su esposa, Angélica Rivera, los secretarios de la Defensa Nacional y Marina, y los representantes de los Poderes Legislativo y Judicial, el tradicional desfile militar, que muchos creen que será difícil volver a ver.

Cientos de miles de personas se apostaron desde el Zócalo, calles del Centro Histórico y a lo largo del Paseo de la Reforma hasta el Bosque de Chapultepec, al paso de los contingentes, entre aplausos y vivas, y tuvieron oportunidad de ver, por última vez también, el vuelo de aviones y helicópteros de la Fuerza Aérea Mexicana.

Habría que recordar que el titular del nuevo gobierno, Andrés Manuel López Obrador, anunció que en cuanto asuma el cargo pondrá en venta no solamente el avión presidencial, sino también la totalidad de los que conforman la Fuerza Aérea Mexicana.

Fue notoria la actitud que mantuvo permanentemente el presidente del Senado, Martí Batres, quien estuvo en el balcón al lado del secretario de Gobernación, Alfonso Navarrete Prida, de no aplaudir en ningún momento a los miles de militares y marinos que participaron en el desfile, a los que, igual que otros legisladores y militantes de Morena, ven con recelo y los hacen blanco de un sinfín de acusaciones.

Por cierto que después de su desafortunada declaración, de que su excompañera de partido Rosario Robles, hoy secretaria de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano, y que lo fue también de Desarrollo Social, acusada por los coordinadores parlamentarios de Morena de actos de corrupción, es un “chivo expiatorio” para proteger a sus jefes, le provocó una oleada de críticas.

Legisladores de partidos de oposición e independientes coincidieron en que con ello, el Presidente electo pareciera haber exonerado a la funcionaria, quien fuera presidenta nacional del PRD, cargo en el que durante su gestión enfrentó acusaciones similares.