La bendición de Messi

JJ Macías, apenado por narración de comentarista de Multimedios
Por:
  • danielalonso-columnista

El tridente más poderoso de la historia, Messi-Suárez-Neymar, se disuelve para siempre. La afirmación es contundente porque los tiempos y los objetivos de los tres jugadores no volverán a empalmarse al menos dentro del terreno de juego. Y en un acto más que simbólico el astro argentino fue el primero en despedirse públicamente con un mensaje que publicó en su Instagram.

“Fue un placer enorme haber compartido todos estos años con vos, amigo @neymarjr. Te deseo mucha suerte en esta nueva etapa de tu vida. Nos vemos. Tkm”, escribió Messi, evidenciando que la relación de buen rollo entre ellos sigue intacta, todavía más generoso, el mensaje podría interpretarse para apaciguar un poco el incendio que hoy yace en Barcelona y evitar el linchamiento de Neymar.

Para el FC Barcelona este tipo de rompimiento traumático es toda una tradición; jugadores de nivel Balón de Oro como Diego Armando Maradona en los ochenta, Ronaldo previo al Mundial de Francia 98 y Luis Figo comenzando el siglo XXI son las grandes fugas que el club y la afición no olvidan.

Ahora con Neymar será difícil para el aficionado al Barça entender esta decisión; al brasileño se le condena desde hace unos días como mercenario o egoísta; carteles con la leyenda “se busca traidor” con el rostro del brasileño aparecieron hace unos días en la ciudad catalana, evidentemente obra de los más radicales, aquellos que siempre dañan al futbol; de ellos no podemos esperar mucho.

Pero para los aficionados más racionales habrá que desmenuzar el sentir de un futbolista profesional que aspira potencialmente a ser el mejor del mundo, el sueño heredado de todo brasileño que ama la pelota de ser llamado O Rei y en caso de seguir al lado de Messi, el dueño absoluto de la camiseta número 10 blaugrana, sería casi imposible. Ahora Neymar tendrá que vestirse de líder y ser el mesías de un club que sueña con la elite porque de otra manera difícilmente podrá emular los cinco trofeos Balón de Oro que posee el argentino y en breve Cristiano.

Quedarán para la historia las cifras: 110 partidos junto, de los cuales ganaron 84; 228 goles y 124 asistencias entre ellos; queda el bonito recuerdo de goles maravillosos incluido un penal-asistencia de Messi a Neymar que concretó Suárez; la remontada mágica contra el PSG; los 10 títulos, incluida una Champions.

Tal vez sólo tengamos suerte de ver a la famosa MSN juntos nuevamente en los partidos de exhibición que realizan la FIFA o los clubes cuando alguna estrella se despide y juega contra sus amigos o los equipos Resto del Mundo.

Sin duda, el Barça pierde un extraordinario futbolista, pero nostalgia aparte el futbol ganará con la expectativa que ya genera el nuevo Paris Saint Germain y, a diferencia de los otros monstruos que se marcharon del club, Neymar se marcha con el aval de su amigo y cómplice Leo Messi, motivación suficiente para intentar superar lo insuperable.

dan.alonso@yahoo.com

Twitter: @dan_alonsov