La cadena de complicidades

JJ Macías, apenado por narración de comentarista de Multimedios
Por:

Javier Solórzano Zinser

Sigue sin quedar claro cómo fue postulado José Luis Abarca por el PRD a la presidencia municipal de Iguala.

Queda en claro de quién fueron los apoyos y cuáles, pero lo que provoca especulaciones y dudas es por qué no se cuestionó la candidatura con la información que se tenía.

El pragmatismo en la política mexicana lleva a que con tal de ganar nada se cuestiona. Con Abarca la vieron segura y no se hizo más que preguntarle verbalmente al desdibujado secretario de Gobernación, Alejandro Poiré, por el cuestionado candidato, a lo cual no respondió y por lo que se sabe no se le volvió a buscar.

Los perredistas se vieron con la presidencia municipal y el resto pasó a segundo plano. Desoyeron las voces que en Iguala manifestaron, con información documentada, que Óscar Díaz Bello debía ser el candidato.

Sobre Abarca se tenía información de sus presuntos nexos con la delincuencia organizada, lo que incluía a su esposa.

¿Por qué el PRD no fue más escrupuloso? ¿Qué lo llevó a no volver a preguntar por los presuntos nexos de Abarca?

Habría que empezar por aquellos que desde fuera impulsaron a Abarca; por lo que se ve, en el mismo paquete iba su mujer, con el objetivo de mantener su fuerza y su presencia en la zona. Es inexplicable, o explicable según se quiera ver, el hecho de que nadie le haya dado importancia al peso del narcotráfico en la zona. No lo vieron o no lo quisieron ver desde el gobierno federal y estatal y en el PRD.

Lázaro Mazón tenía una relación de años con Abarca. Lo impulsó como parte de una estrategia que suponía que iba a ganar para conservar para PRD Iguala, y también para ir ganando de manera gradual posiciones. Por delante estaba su eventual candidatura al gobierno, era Secretario de Salud, y el ganar posiciones para Morena.

La presunta relación de Mazón con el narco ha sido investigada y no ha sido probada. El doctor dejó de ver a López Obrador. La última vez que lo hizo fue cuando le informó que se iba a presentar a declarar, después de aquella ocasión no ha sido recibido por el tabasqueño. Hoy Mazón está en Iguala y trabaja directamente con el candidato Luis Walton.

José Luis Abarca es producto del pragmatismo político. Es parte de la voracidad del PRD por ganar una presidencia municipal. Es parte también del dejar pasar de López Obrador, quien no consideró los cuestionamientos sobre el personaje, optó por subirse al templete y posar para que le sacaran fotos con los Abarca.

Irresponsablemente nadie se preguntó en serio por los Abarca, por lo que estaba pasando en la ciudad y hasta dónde estaba metido el narco. Nadie puso en la mesa la situación interna de la Normal, y hasta donde la ciudad vivía y vive en la incertidumbre, la desconfianza, el temor y el silencio.

 RESQUICIOS. Así nos lo dijeron ayer:

* Los 280 mil desplazados en el país, 9 mil por año, son la sensación de angustia por la propia vida. Es el temor originario: Dejan Mihailovic, Relaciones Internacionales. ITESM.

solorzano52mx@yahoo.com.mx

Twitter: @JavierSolorzano