La cantante Gema Corredera en México

Resumen de noticias en los embates del Covid-19
Por:

Dice la cantante, guitarrista, musicóloga y productora Gema Corredera (La Habana, 1964) que visitar a México ha sido un sueño realizado.  Los melómanos mexicanos consideran que su presencia aquí es un regalo de Dios. / Gema Corredera: contralto (mezzosoprano) de grato espectro armónico (timbre) y vibrato (altura y velocidad) equilibrado, capaz de frasear con eficacia un bolero, una guaracha, un son, un blues o realizar figuraciones de scat  con total naturalidad. Rango vocal versátil de íntima dicción y hermosa coloratura.

Fue Leopoldina Núñez su primera maestra;  Marta Valdés, su influencia determinante desde los años adolescentes.  Graduada de la Escuela Nacional de Arte en guitarra clásica (1982), obtuvo el grado de Licenciatura en Musicología por el Instituto Superior de Arte (1987), y tomó lecciones  de Bel Canto con la prestigiada profesora Carmen Godoy. Líder del Trío Habaneras (guitarra, bongó y maracas), intérprete de música tradicional cubana, y fundadora de un cuarteto de latin jazz en Madrid, antes de conformar el dueto Gema y Pavel en 1990.

Llegó a la Ciudad México con los álbumes Derramando Luz (2013) y Feeling Marta (2015) y, escoltada por el pianista Osmany Paredes y un grupo de músicos cubanos, ofreció un concierto histórico en el Festival Internacional Quimera de Metepec 2018. Llegó galopante, vital, íntima, risueña: enamorada de México y de la música de Manzanero, José Alfredo, Consuelo Velázquez y Maria Grever. El mismo día de su arribo se fue en la noche lluviosa con  Osmany Paredes  a  cantarles  boleros cubanos a los parroquianos de La Cueva de Rodrigo de la Cadena.

[caption id="attachment_815335" align="alignleft" width="300"] Feeling Marta Artista: Gema Corredera Género: Bolero filin Disquera: G C Music, 2015[/caption]

Siempre me ha llamado la atención el empalme de gamas brasileiras, flamenco, jazz, guaguancó, son, bolero y filin en el repertorio de Gema. Voz espiritual, temperada y seductora.  Tessitura de extensivo dominio de las notas, melisma de cláusulas progresivas que desemboca en un fraseo de jubilus sonero y coloratura de figuraciones muy bien asimiladas de las modulaciones propias del bebop y de los grandes intérpretes del bolero filin cubano (Portillo de la Luz, José Antonio Méndez, Omara, Elena, Moraima, Marta Valdés, Pablo Milanés...).

Debo decir que en Metepec, el sábado 13 de octubre de 2018 de seis de la tarde a la anochecida se produjo un hecho trascendente: Gema Corredera dejó mudos a los asistentes de la Escalinata del Calvario. “Yo pensaba que era una cantante más; pero, desde que entró al escenario con esa sonoridad tan contagiosa y lanzó el primer fraseo me di cuenta que era otra cosa”, dice el sonidista Anis Fretes. Cuando vocalizó “Palabras”, de Marta Valdés, el silencio se desplegó sobre  una pausa infinita desde  la cima de la gradería hasta el pie del pabellón. “Palabras / quisiste con palabras engañarme / fingiendo comprender mi sentimiento / fingiendo que  tenías corazón...”: una muchacha miraba  a su novio mientras el piano de Osmany Paredes silabeaba la melodía del bolero que Gema ha hecho suyo en estos tiempos de desamor en cabalga. / Domingo: el encuentro con Carmen París: poema de José Martí en versión de jota-son. Después, el trío completado con Tania libertad en “Historia de un amor”. Gema Corredera en México: confirmación de los amores perpetuos entre Cuba y México.