La confianza, cualidad que genera la empresa responsable

JJ Macías, apenado por narración de comentarista de Multimedios
Por:

Razones Financieras

Por Walter Zehle Herrera

El uso de las nuevas tecnologías de información, los movimientos sociales más críticos, consumidores más responsables y generaciones que se cuestionan sobre el daño o beneficio que producen los productos y servicios, han orillado a las empresas a ver la manera de modificar sus reglas de comportamiento, así como superar paradigmas y atavismos, que antes parecían darles ocasión de pasar por alto sus responsabilidades, frente al resto de la comunidad. En más de un sentido, ha llegado la época de desarrollar sistemas de gestión que tengan en cuenta la generación de valor total aportado por las empresas, en lugar de sólo centrarse en el valor económico relativo.

La reputación en las corporaciones constituye parte de su capital intangible, debido a que la relación con el principio de equidad contribuye al valor de la empresa en términos reales, aunque no siempre cuantificables.

Las empresas deben comprender que la responsabilidad social empresarial es una necesidad estratégica que debe ir sustentada en las convicciones éticas de sus dirigentes, que normalmente se ven reflejados en la toma de sus decisiones.

La responsabilidad social empresarial (RSE) ha sido entendida de muchas formas a lo largo del tiempo, pero hoy en día es considerada como un elemento central de la filosofía organizacional y de la planeación estratégica; forma parte de las acciones indispensables para incrementar la confianza de sus inversionistas y de sus grupos de interés. Por ello, la RSE debe medir su impacto en términos de participación de mercado y por tanto de las utilidades que promueven.

El mensaje es que cada organización debe tener muy claro cómo contribuye a desarrollar de forma positiva a la sociedad, cuál es su rol y su importancia, y cuál es su compromiso. Las empresas están en el ojo del huracán y deben responder con una posición de transparencia y aportación decidida, que merezca la confianza de la sociedad y por ende del consumidor.

En la construcción de esta confianza, con base en la responsabilidad social empresarial, se debe cuidar que se trate de algo más que pura mercadotecnia. La integridad, transparencia, contribución al desarrollo social, respeto al medio ambiente, prácticas de comercio justas, distribución del ingreso sin simulaciones, son elementos que el mercado está apreciando, incluso a veces por encima del precio.

La tendencia de la RSE es hacia modelos de gestión integrados, para generar valor agregado, de tal forma que los grupos de interés actúan como filtros y definen criterios sobre cómo se deben hacer las cosas dentro y fuera de la organización. Por lo tanto, la confianza no sólo está focalizada en el consumidor o cliente, hoy se dirige a todos los grupos de interés y la cadena de valor debe ser un sistema virtuoso, que se sostiene firmemente de una filosofía común, que es ser una empresa responsable y rentable.

zehlew@clusterrsc.com