La crisis de El Universal y el Consejo Mexicano de la Familia

JJ Macías, apenado por narración de comentarista de Multimedios
Por:
  • horaciov-columnista

Dedico la colaboración a tratar dos temas de la mayor relevancia que ocurrieron hacia finales de la pasada semana. En primer lugar, la renuncia de un grupo de líderes de opinión que colaboraban en El Universal, y en segundo, la deleznable actitud de Juan Dabdoub presidente del Movimiento por la Familia, durante su gira por Jalisco.

Congruencia y valentía. Como se sabe, El Universal optó por seguir recientemente una línea editorial consignando aparentes irregularidades por parte de la Comisión de Selección del Comité de Participación Ciudadana del Sistema Nacional Anticorrupción (SNA), a raíz de la inconformidad de un aspirante que no fue seleccionado. El asunto revela, al menos, tres temas relevantes: la polémica sobre el proceso de designación de ciudadanos para acceder a organismos constitucionalmente autónomos, la actitud ambivalente que han mostrado algunos actores políticos ante la plena entrada en vigencia del SNA dentro de unos días —el 18 de julio, y quedan aún pendientes nombramientos claves— y la relación de los medios frente al poder. Si bien ese (como cualquier otro) proceso de evaluación y selección puede ser perfectible, algo debemos tener muy claro todos: no ha habido proceso de selección de ciudadanos a órganos autónomos (llámese INAI, INE, Banxico, Cofece o Ifetel) más transparente y abierto a la sociedad, con métricas e indicadores más claros y transparentes, que el del SNA. El asunto adquirió notoriedad tras la renuncia al periódico de seis colaboradores (cinco de ellos parte del comité de selección —Edna Jaime, Pedro Salazar, José Luis Caballero, Sergio López Ayllón y Enrique Cárdenas— y una más, Jacqueline Peschard, designada la primera presidente del SNA). Sé de la trayectoria de este grupo de notables y tengo el gusto de conocer a algunos de ellos personalmente. Mi reconocimiento a su profesionalismo y mi respaldo tanto a sus decisiones de entonces como a las de ahora.

Por la familia… y contra la sociedad. En un vergonzante video, ampliamente viralizado en redes sociales, nos enteramos de que la organización ultraconservadora autodenominada “Consejo Mexicano de la Familia” anda de gira por el país en un autobús, repartiendo libelos y promoviendo toda clase de consignas retrógradas, bajo el argumento parcial y falaz de que corresponde sólo a los padres de familia decidir sobre la educación de sus hijos. Bien dice la Constitución —y hemos de ser vigilantes de que se cumpla— que la educación (toda, pública y privada) “luchará contra la ignorancia y sus efectos, las servidumbres, los fanatismos y los prejuicios”. Lo que vimos que pasó hace unos días en Tepatitlán no tiene desperdicio para exhibir lo retrógrada que es el presidente de esa asociación. No sólo mostró toda su intransigencia, fanatismo, homofobia y machismo al taparle la boca a la mujer que se acercó a cuestionarlo, sino que además, para justificarse y pretender negar lo que todos vimos en el video, acudió a una explicación francamente ridícula: “brazo largo”… vaya, hombre, y mente corta, y sobre todo mucha, mucha intolerancia.

hvives@itam.mx

Twitter: @HVivesSegl