La decisión de Almeyda

Fuerza Nico
Por:

Ayer se anunció oficialmente que Matías Almeyda será el próximo entrenador del San Jose Earthquakes de la MLS, a partir de enero de 2019. La noticia llamó la atención, ya que el extécnico de Chivas aún era una esperanza para muchos como opción para el Tri, e incluso, sonó su nombre para otras selecciones como la costarricense. El Pelado también era pretendido en el mundo de los petrodólares del futbol árabe; del mexicano, nada.

Fueron nuestros vecinos del norte, quienes enamoraron a Matías con un interesante contrato de cuatros años y la puerta abierta para dirigir un combinado nacional. El argentino se cansó de esperar, y es que a veces el futbol escribe sin querer, los poemas más tristes, los de amor que uno espera, y jamás regresa.

La prensa deportiva ha reaccionado con sorpresa y algunas críticas ante la decisión de Almeyda por dirigir en Estados Unidos; muchos dicen que los reflectores del director técnico argentino se apagarán, pero, ¿exactamente a qué reflectores se refieren? ¿los que tenía en Chivas? La proyección internacional tampoco era garantía en el futbol mexicano y me atrevo a decir, sin duda alguna, que la MLS puede catapultarlo a otra liga o selección nacional, más que en la famosa Liga MX.

Aquí el gran misterio será, ¿por qué nunca fue una opción real para dirigir a la selección nacional? Llama la atención porque otros técnicos lograron llegar a la silla tricolor con los mismos méritos, es decir, con una sola estrella en la liga y lo que siempre gustó, que Matías entendió a la perfección la cultura del futbolista mexicano; sus limitaciones, sus virtudes, lo táctico, lo deportivo y hasta lo emocional.

Todo apunta que la discrepancia con la directiva de Chivas fue tan grande, que decidieron boicotear las opciones de Matías rumbo a la Selección, las cuentas pendientes se las cobraron una a una, y así, la mano obscura del Pacto de Caballeros, llegó a nivel de entrenadores. Esa es la versión extraoficial.

En esta obsesión de siempre medir nuestro futbol con el de Estados Unidos, parece que nuevamente los del Norte le han metido gol a México, “robándose” un entrenador que dejó en el Club Guadalajara, la mejor época en torneos cortos, conquistando cinco títulos con el Rebaño: dos Copas, una Supercopa, una Liga de Campeones de la Concacaf y la onceava estrella que se bordó en el escudo chiva, el Clausura 2017. Pero esto no fue suficiente para ganarse al menos, ser candidato real.

Es así que poco a poco la margarita del banquillo del Tricolor se queda sin pétalos; no habrá Tuca, ni Piojo, y ahora, se confirma que tampoco habrá Pelado. Sin los tres candidatos con más peso de la liga local, se entiende que el próximo entrenador de la Selección Mexicana vendrá del futbol foráneo. Tata Martino, ¿eres tú?, ¿le robaremos a la MLS al entrenador de Atlanta United? Todo parece indicar que el trueque está escrito. Todo parece indicar, que otra vez, nos chamaquearon.