La esquizofrenia del PRD

La esquizofrenia del  PRD
Por:
  • larazon

Uno de los riesgos más graves para el país es la esquizofrenia que padece buena parte de nuestra clase política.

Para muestra basta un botón. Camilo Valenzuela, quien es presidente del Consejo Nacional del PRD, está organizando una consulta para “deponer” al presidente Felipe Calderón. En esta empresa lo acompañan otros destacados perredistas.

Esto lo hacen mientras discuten, en Puebla, las condiciones para la alianza que ya pactaron con los panistas. Ahí el PAN y el PRD están decididos a desbarrancar al priismo y al gobernador Mario Marín.

La consulta la realizarán, entre el 22 y el 24 de febrero, a pesar de que en Oaxaca ya tienen a Gabino Cué como candidato y con el respaldo del PAN. Ahí también la idea central es propinarle un buen golpe electoral al gobernador, Ulises Ruiz.

Y lo harán, también, sin importarles que en Hidalgo está bastante adelantada la negociación.

¿Qué ocurre? Al parecer el pragmatismo se está imponiendo sin recato alguno y sin guardar las formas.

¿De verdad vale la pena? Si lo que se quiere es detener la carrera del PRI a la presidencia el asunto suena bien. Un par de buenas derrotas generaría la impresión de que las simpatías en las encuestas se pueden revertir y que no todo está perdido.

Si lo que se quiere, en cambio, es transformar al país con una política clara de gobierno, ya no estoy tan seguro de que por ahí debe ir la cosa. Me explico.

¿Después de la elección de julio de qué van a hablar Camilo Valenzuela y César Nava? Supongo que no lo harán de proyectos de desarrollo o, peor aún, de matrimonios entre personas del mismo sexo.

Hace algunos años alguien escribió que en algunas épocas se pierde el sentido del ridículo. Algo así está ocurriendo, y lo peor de todo es que esto pega en el corazón de la democracia.

Al final todo dejará de importar, si los proyectos antagónicos pueden unirse con el solo afán de alcanzar el poder.

No hay que equivocarse, estas alianzas no tienen nada que ver con propuestas y afanes de trasformación. Funcionan en todo el sentido negativo de la política. Se trata de derrotar al PRI, no de construir algo mejor.

Es verdad que la consulta de “deposición del mandato”, impulsada por perredistas, en contra del presidente Felipe Calderón, no tiene futuro alguno.

No es posible que nadie sensato los acompañe en semejante aventura.

Lo grave, sin embargo, es el mensaje de confusión que envían, en el que queda claro que, hoy por hoy, todo se vale en el mar de confusión de la política nacional.

Algo es seguro: con esta locura no va a ganar nuestra democracia y eso lo veremos y padeceremos con el tiempo.

juljard@yahoo.com.mx

agp