Martes 1.12.2020 - 21:04

La gran estafa

JJ Macías, apenado por narración de comentarista de Multimedios
Por:

La candidatura del PRD-PAN-PT-Convergencia al gobierno de Guerrero es una estafa.

Para combatir a los caciques, el PRD hizo candidato a un cacique.

Y para vencer al PRI, hace suyo a un priista como candidato al gobierno estatal.

El argumento central del PAN para aliarse al PRD en elecciones estatales resultó ser una mentira.

Decían que se aliaban con un objetivo específico: lograr alternancia allí donde no la había, como Oaxaca, Sinaloa, Puebla, etcétera.

En Guerrero no gobierna el PRI, sino el PRD.

Las dirigencias nacionales panista y perredista acordaron que el abanderado de Acción Nacional decline en favor de Aguirre Rivero.

¿Cuál es la verdad entonces?

Hay muchas hipótesis para responder a esa pregunta, pero nos remitimos a los hechos: el PAN mintió en su argumento en favor de las alianzas.

Y el PRD también miente al postular a ese candidato para terminar con el cacicazgo y el priismo en Guerrero.

Ángel Heladio Aguirre Rivero es cacique y ha sido priista toda su vida.

Se trata de una estafa.

Aguirre Rivero ya fue gobernador, por el PRI.

Ya fue diputado y actualmente es senador por el PRI.

Ya fue líder estatal del PRI. Ocupó tres secretarías en el gobierno del PRI.

Y fue secretario particular del gobernador, del PRI.

Era priista hasta hace unas semanas, y dejó de serlo cuando su partido no lo postuló a un nuevo periodo como gobernador del estado.

Si queríamos un ejemplo de lo que es la política como medio para obtener un botín y no para plasmar en la acción de gobierno un conjunto de principios, ahí está Aguirre Rivero.

Ser priista no es malo. Como tampoco lo es ser panista, perredista o verde. Lo detestable es el engaño.

Esa estafa de elección y los partidos que participan en ella nos cuesta a todos, porque se financian con dinero público.

¿Tiene sentido que el fisco le cargue la mano al contribuyente para que con sus impuestos subsidie ese tipo de tomaduras de pelo?

Durante su interinato Aguirre Rivero acumuló más de 100 acusaciones por violar los derechos humanos de los guerrerenses.

Su acusador —como bien lo recuerda Carlos Loret de Mola en su columna del martes— fue el Partido de la Revolución Democrática.

¿Por qué hacen candidato a quien consideraban su perseguidor, cacique y dinosaurio?

Porque los puede llevar al poder en el Estado. Y a ellos les interesa el poder.

Se aliaban al PRI cuando éste gobernaba, para impedir “el triunfo de la derecha”.

Ahora que gobierna la derecha, se alían con ella para impedir “el triunfo priista”.

Una farsa. Una carísima y denigrante farsa.

phl@3.80.3.65

Twitter: @phiriart