Sábado 11.07.2020 - 22:56

La izquierda quiere gravar las herencias

JJ Macías, apenado por narración de comentarista de Multimedios
Por:

Rubén Cortés

En la idea de la izquierda latinoamericana: rencorosa contra la clase media, al extremo de liquidarla donde pudo (Cuba, Venezuela, Nicaragua, Ecuador…), el PRD de Los Chuchos no sólo consiguió la actual Reforma Fiscal, sino que en la Legislatura que acaba mañana quería… ¡gravar las herencias!

Su bancada saliente en la Cámara de Diputados buscaba, dentro de la revisión tributaria, gravar las herencias mayores a cinco millones de pesos para “incrementar los ingresos para el Estado”. Su coordinador de finanzas, Fernando Cuéllar Reyes, lamenta que quedara en el tintero.

A eso llama el jefe de Los Chuchos, Jesús Ortega, tener “un Estado fuerte que intervenga y regule la economía para que tenga suficientes ingresos”, según el debate que tuvo con el senador panista Javier Lozano, en el noticiero radial de Joaquín López-Dóriga (http://www.lopezdoriga.com/lopez-do...)

Por suerte, la debacle electoral del pasado 7 de junio (su voto pasó de cuatro millones 217 mil 895 en 2009 a tres millones 924 mil 981) obligó a Los Chuchos a lavarse la cara con militantes al vapor provenientes de la sociedad civil, o antiguos, pero de pensamiento moderado.

En este caso se incluye su próximo coordinador en San Lázaro, Francisco Martínez Neri, quien aseguró que su propuesta fiscal excluirá el tema del impuesto del 30 por ciento a herencias mayores a los cinco

millones de pesos.

“Sobre ese particular de los impuestos a herencias, no; más bien en el tema fiscal nos interesa lo que tiene que ver con la adhesión de algunos contribuyentes, como el caso de los pequeños o el caso de las personas físicas que tienen graves problemas para deducir”, explicó ayer Martínez Neri.

Gravar las herencias sería una locura, pero sobre todo una hipocresía monumental de un PRD cada vez más alejado de la realidad, tan enchufado al presupuesto que está convencido de que quienes ganan un salario o poseen una pequeña o mediana empresa son ricos y hay que quitarles el dinero.

Una verdadera izquierda, como la que prometen figuras emergentes (como el futuro dirigente nacional del PRD, Agustín Basave, y el propio Martínez Neri), debería luchar por conseguir estímulos fiscales para los empresarios que generan empleos.

Lograr, por ejemplo, la disminución de la tasa de retención anual al ahorro, para recorrerla lo más posible de 0.6 a 0.1 por ciento, a diseñar políticas públicas no sólo para crear nuevas plazas laborales, sino

también formalizarlas.

Una izquierda auténtica debería impulsar una asociación público-privada para concretar proyectos de infraestructura que puedan transformar la realidad económica y social de las regiones que siempre han tenido como bandera a causa de su pobreza, como las del sur y sureste del país.

Ah, pero piensa en poner impuestos a las herencias.

Qué maravilla.

ruben.cortes@3.80.3.65