La lucha por Acción Nacional será a muerte

LOS BAZUCAZOS DE UBALDO

  • Tamaño de fuente: A  A  A  A  

Y han decidido la salida de Ricardo Anaya del control del PAN, los senadores Roberto Gil Zuarth y el colimense Jorge Luis Preciado, el gobernador saliente de Guanajuato, Miguel Márquez y el exgobernador de Puebla Rafael Moreno Valle, quienes pelean por la presidencia de Acción Nacional. Cualquiera de ellos tiene atributos para recomponer la vida interna del blanquiazul y cerrarle el camino al calderonismo que no ceja en tratar de continuar aprovechándose del PAN.

Es notorio que están apuntados en la lista los senadores Ernesto Ruffo y Juan Carlos Romero Hicks, así como el coordinador de los diputados federales del PAN, el michoacano Marko Cortés, aunque este último nadie lo acepta por ser el vocero de Anaya.

Y se habla de que podrían ir a buscar también el cargo el senador Héctor Larios y Marco Antonio Adame, ex gobernador de Morelos. Es la rebatinga por el muy dañado disminuido partido de la derecha mexicana.

Versiones internas indican que, frente al enorme descalabro electoral, que López Obrador superó por 30 puntos a Anaya, el llamado joven maravilla intentará con su grupo impulsar la candidatura del gobernador de Guanajuato Miguel Márquez.

Pronto los otros grupos adelantaron a sus candidatos. Por los 5 senadores rebeldes encabezados por el presidente del Senado Ernesto Cordero y que está integrado además por Jorge Luis Lavalle, Salvador Vega y Javier Lozano juega Roberto Gil Zuarth, quien ya aspiró a fines del gobierno del régimen de Felipe Calderón por el cargo.

Gil Zuarth tiene sin duda el apoyo del expresidente Calderón, de su esposa Margarita Zavala y del todavía poderoso grupo de exgobernadores y exsecretarios de Estado de aquella época. También cuenta con el apoyo de la Asamblea de Gobernadores de Acción integrada por José Rosas Aispuro, de Durango; Carlos Mendoza Davis, de Baja California Sur; Francisco García Cabeza de Vaca, Tamaulipas; Carlos Manuel Joaquín González, Quintana Roo; Francisco Domínguez, Querétaro y Martín Orozco, Aguascalientes. Todos ellos están dispuestos a que los cambios se hagan antes de instalar a los coordinadores de la nueva cámara de Diputados y Senadores.

+++

La lucha por el control del PRI está en marcha. Con un problema.

Es un partido sin el peso de columna vertebral de su pasado ni las organizaciones fuertes como antaño lo fueron las centrales campesinas CNC, obreras de la CTM, CROC y populares CNOP, que no apoyaban mucho, pero si gritaban y hacían sentir un poder que no tenían.

Esto impide movimientos de expresión fuerte, cundo menos en el papel, pero también hace imposible determinar hacia dónde se va a conducir cuando se levante del golpe recibido el 1 de julio. La corriente de presión más identificada hasta ahora es la encabezada por Ulises Ruiz y César Augusto Santiago, quienes claman nueva dirigencia y refundación.

Ellos culpan directamente al presidente Enrique Peña de la peor derrota priista en la historia por los errores de su gobierno, la estela de corrupción y el mal manejo del partido en el sexenio.

Por ahí se fue la esperanza de tener un dirigente y un candidato propios, pues como atinadamente advirtió Emilio Gamboa meses antes de las votaciones, había repudio al PRI.

Antes se descalificó las reformas estatutarias con un diagnóstico exacto: Sin tener aún claridad del camino a seguir, luego de pedir una reflexión profunda a sus bases, el dirigente nacional del muy disminuido PRI, René Juárez indicó que su partido “saldrá al encuentro del México nuevo, con ánimo renovado y en unidad”.

Y recordó que su partido es, a pesar de todo, “una institución con futuro y oportunidades para seguir sirviendo a los mexicanos”.

En una reunión con los dirigentes de los Comités Directivos Estatales, delegados del CEN y comisionados políticos, Juárez advirtió que el reto será revisar formas y métodos de trabajo para alinearlos a las nuevas circunstancias.

Y luego insistió en pedirles a sus líderes el hacer “con amplitud y de manera democrática” un ejercicio de reflexión profunda, para recoger el sentir de la base y, de ser necesario, cambiar aquello que lo lleve a una mayor identidad con los sectores sociales del país. Lo real es que René Juárez quiere dejar el Comité Nacional del tricolor para poder coordinar al pequeño grupo de diputados.

Al parecer no le bastó la aplanadora que les pasó encima el 1 de julio para entender que debieron actuar con contundencia contra sus corruptos y con candidatos propios.

+++

La Comisión Nacional de los Derechos Humanos celebró la conclusión del proceso que llevó a la aprobación del Pacto Mundial para una Migración Segura, Ordenada y Regular, al terminar la sexta y última ronda de negociaciones intergubernamentales en la sede de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), en Nueva York. La elaboración del Pacto Mundial para una Migración Segura, Ordenada y Regular es un logro de la comunidad internacional, que ha sido alcanzado gracias al esfuerzo y tenacidad de los Embajadores Juan José Gómez Camacho y Jürg Lauber, Representantes Permanentes de México y de Suiza ante la ONU, respectivamente, quienes han sido facilitadores de tan intenso proceso, pese a que algunos países lo abandonaron en el camino.

Compartir