La oposición sigue perdida, sin liderazgos y sin ruta

LOS BAZUCAZOS DE UBALDO

  • Tamaño de fuente: A  A  A  A  

El panista Ricardo Anaya anda extraviado, nadie lo ve, con nadie habla, nos dice que no asimila su apabullante derrota; sabe que a sus socios queretanos les han intervenido sus cuentas bancarias, sus negocios, acusados presuntamente de lavadores de dinero. Del panista se esperaba que ejerciera su liderazgo.

No existe una figura que aglutine a los grupos de panistas en la oposición que hoy ocupa la segunda posición nacional. Simplemente están ausentes del debate nacional, hoy solo se escucha la voz y se ve la presencia del presidente que será electo en uno días más, Andrés Manuel López Obrador.

Los partidos que perdieron en los comicios pasados no se resignan, evitan toda autoevaluación y autocrítica de su actuación en la contienda, y enfrentan la elección de sus nuevos dirigentes con serias confrontaciones, excepto el PRI, al que le impusieron de lideresa a Claudia Ruiz Massieu.

Ética y vergüenza necesitan los dirigentes que van de salida y no se resignan a entregar la batuta. En el PAN anayistas y calderonistas y Felipe Calderón no renunció ni desiste de querer controlar al partido y lanza a sus gallos, disfrazados de ovejas, aunque sean lobos.

Salto Roberto Gil Shuartz, hombre de uso de Felipe, senador con licencia que apoyó la elección de Ernesto Cordero de presidente de la Cámara Alta, contra la indicación del CEN y en consonancia con el PRI y José Antonio Meade, el “gran amigo” de Cordero desde el ITAM.

A nadie engaña Marko Cortés Mendoza, líder de la bancada en la Cámara de Diputados, se dice candidato fuerte y no oculta el fierro anayista. Pero en realidad nadie lo sigue, es merecedor de la desconfianza de muchos panistas.

Hay panistas destacados y mencionados con fuerza y que son verdaderos prospectos: Héctor Larios Córdova, Francisco Búrquez Valenzuela, Juan Carlos Romero Hicks, y Carlos Medina Plascencia, exalcalde de León, exgobernador de Guanajuato y exsenador; en 2005 peleó la presidencial del PAN a Manuel Espino y fue derrotado, perdió rotundamente.

Tras la derrota en las elecciones pasadas, en que el PAN registró una de sus peores votaciones, Medina estima que el partido debe voltear a ver a la ciudadanía y buscar una nueva dirigencia en unidad para funcionar como el partido de oposición “que México necesita”.

Y Damián Zepeda, lloriquea y culpa a diversos correligionarios, e incluso los acusó de actuar en contra de Anaya en la campaña presidencial. Sin embargo, legisladores cuyo periodo termina en esta legislatura, opinan que estos señalamientos son solo una estrategia para consolidar apoyos en favor de Anaya, y minimizar la influencia de Moreno Valle.

Y en el tricolor Claudia Ruiz Massieu, quiere cambiarle el nombre al PRI, es su máxima ocurrencia, dice que no está acabado el PRI, pero solo lanza algunas frases sin contenido. Dice que defenderán en el legislativo las reformas estructurales, solo que olvida que en San Lázaro solo cuenta con 44 diputados y en el Senado con 14. Gritarán, pero nadie escuchara sus voces.

+++

Luego de que Ricardo Monreal fuera designado por una amplia mayoría como el coordinador de la fracción parlamentaria de Morena en el Senado de la República, dejando a Martí Batres Guadarrama en el camino, parece que éste último quiere el reflector mediático, razón por la que se ha dedicado a adelantar temas de la agenda legislativa. Todo indica que hay alguien que no ha mostrado disciplina ante la decisión del virtual presidente electo, Andrés Manuel López Obrador.

Pero este es un antiguo enfrentamiento. Desde que Monreal se unió a la causa del tabasqueño, convirtiéndose con ello en uno de sus hombres más cercanos, la envidia de Batres se dejó sentir sin olvidar que antes, el ex perredista se había enfrentado ni más ni menos que con Andy López Beltrán, el primogénito de López Obrador, por el control del partido morenista en la capital de la República y finalmente, no le quedó más remedio a Batres que alinearse al Junior del virtual presidente electo, ya que sublevarse le hubiera costado quizá quedar relegado en su carrera política.

+++

Claudia Ruiz Massieu, designó hoy a Héctor H. Gutiérrez de la Garza como secretario de Organización del CEN del PRI. La dirigente priista lo instruyó a establecer una estrecha relación con los Comités Directivos Estatales en las 32 entidades federativas y fortalecer la organización y operación del instituto político en el territorio nacional, incluyendo a todos los priistas en este proceso.

“Estoy segura de que su militancia es garantía de un profundo conocimiento de nuestro instituto político, condición necesaria para llevar a buen puerto la integración y funcionamiento de los órganos del partido en el país, y tener un mayor contacto y cercanía con la ciudadanía”, afirmó la presidenta del CEN del PRI.

Compartir