La peligrosa apuesta de las navieras

JJ Macías, apenado por narración de comentarista de Multimedios
Por:

Gerardo García

Cuentan que más de uno arqueó las cejas sorprendido. Escuchar a un poderoso directivo de una organización empresarial condicionar –amenazar no es el verbo correcto, aunque se asemeja mucho- a la autoridad no sucede siempre. Ponerla contra las cuerdas no es lo más común. Pero así cuentan que sucedió: si quieren que sigamos atracando en Mazatlán, nos tendrán que dar más facilidades en los puertos del Caribe Mexicano.

Así de sencillito lo pusieron. En efecto eran los días de la guerra contra el narco. Los años en los que la narrativa presidencial era la de un commander in chief que trataba de salvar a México. Ese tiempo en el que los hechos violentos en algunas regiones del país llevaron –entre otras cosas- a una crisis de percepción internacional y a una afectación directa a la industria turística. Es cierto también que hubo dos casos en los que pasajeros de líneas de cruceros que habían atracado en puertos del Pacífico Mexicano se vieron alcanzados por la delincuencia –un asalto a mano armada a un grupo en Vallarta y un turista herido en una pierna en una balacera en Mazatlán- y en efecto, Acapulco se encontraba en una situación delicada. Fue el momento en que las navieras cancelaron atraques turísticos en esos puertos y sólo regresaron cuando la autoridad les aprobó lo que pedían.

Es cierto, Puerto Vallarta vivió una jornada violenta el primero de mayo pasado. Los narcobloqueos y la jornada de terror que cimbró a Jalisco orquestada por un cártel del narcotráfico sucedió en efecto y en el destino turístico se incendiaron dos sucursales bancarias. No hubo, sin embargo, ninguna afectación a turista alguno y en esos días de puente la ocupación hotelera llegó a más del noventa por ciento. Eso bastó para que dos líneas de cruceros Royal Caribbean y Disney suspendieran la llegada de dos y un crucero, respectivamente, a Puerto Vallarta por inseguridad.

Leo una noticia publicada en el periódico Reforma sobre el temor que el caso de Mazatlán se repita en Vallarta. Declara ahí Arturo Musi, presidente de la Asociación Mexicana de Empresas para la Atención a Cruceros Turísticos que esta situación sí es para preocuparse, ya que así inició la peor temporada de sequía en cuanto a llegada de cruceros en Mazatlán.

“La experiencia que se tuvo en Mazatlán nos dejó mucha sabiduría; (en ese entonces) una naviera decidió cancelar, que fue Disney, después Norweigan y luego todas las demás, ahí sí jaló en línea a las demás”, recordó.

Por su parte, Alfonso Gil Díaz, director de la Administración Portuaria Integral de Mazatlán, advirtió en declaraciones al reportero que de presentarse algún incidente contra turistas en alguno de los tres puertos del Pacífico, el resultado sería fatal. Apenas estamos en recuperación, todavía muy distante, de más de 500 mil pasajeros que tenía cada puerto, y sería fatal el que en uno de los tres puertos tuviéramos algún incidente.

La preocupación de ambos es justificada. Las navieras ya lo hicieron en Mazatlán y están en camino de hacerlo en Vallarta.

Es en efecto una decisión particular de estas empresas de cancelar o no llegadas a un puerto. En este caso, el argumento es un hecho de inseguridad que no puso en peligro a ninguno de sus pasajeros o tripulantes. Un hecho del cual ya han recibido toda la información posible por parte de la autoridad que, además, les ha garantizado seguridad y presencia de la autoridad en el destino turístico afectado. Pero, por lo que se sabe, la presión de las navieras irá en aumento y muy probablemente cederá solamente si en las negociaciones en curso para su regreso, le repiten la dosis a la autoridad.

ggarcia@elperiodico.com.mx

Twitter: @gergarcia68