La ruta de las mansiones antiguas

JJ Macías, apenado por narración de comentarista de Multimedios
Por:

Jorge Medina-Mora E.

La transformación que siguieron las señoriales casonas del Centro tuvo tres periodos, definidos desde la perspectiva de su uso. En el primero, los edificios fueron destinados a la habitación, aunque se permitió la instalación moderada del comercio en accesorias de planta baja. En el segundo, los negocios se multiplicaron y comenzó la invasión a las áreas de vivienda. En la fase final, la zona ya era catalogada comercial, lo que provocó un considerable aumento en las rentas y la conveniencia de que las familias migraran. Fue entonces que las residencias permitieron remodelar sus salones para tiendas, sus comedores para restaurantes y las recámaras para oficinas y bodegas.

El mismo patrón se repite en otras colonias como la Juárez, Roma, Del Valle, Coyoacán, Polanco y la lista es casi interminable.

Fotografía: Una de las mansiones más grandes de la Nueva España, la casa de don José de la Borda, en la esquina de Madero y Bolívar, ahora alberga tacos y pizzas, bancos, ópticas y más.

urbimex@yahoo.com.mx