Las vicisitudes de la relación madre-hijo

Paul Cézanne: su contribución a las neurociencias
Por:

Cuando uno presta atención a la primera canción que Eminem le escribió a su mamá (Debbie Mathers) Cleanin´Out My Closet (1999), donde la acusa de provocarle síndrome de Münchhausen  en la infancia, esta rara enfermedad que en las clasificaciones actuales se llama Trastorno Facticio por Proximidad, consiste en que una persona,  generalmente la madre del niño, deliberadamente causa una lesión o  enfermedad a su hijo con la finalidad de ser víctima de compasión y obtener atención y cariño del personal médico. Al cantante le daba medicamentos que le provocaban vómitos y le administraba Valium para que tuviera trastornos en la conciencia; además él sufrió de  adicción a drogas de su madre y su violencia, cuyos maltratos incluían desearle la muerte cuando su tío Ronnie se suicidó y le decía que ojalá hubiera sido él.

Escuchando esto, era difícil saber si el rapero estaba en una terapia contando su desafortunada infancia o denunciando a Debbie ante un juez.

Pero el foco de esta historia es considerar que todas esas letras cargadas de agresión en contra de todo, pero más en contra de su madre, lo llevaron vender tres millones de copias en menos de un año. Esto nos lleva a pensar que no sólo no molesta escuchar a quien habla así de su madre; sino que lleva a una identificación colectiva por los propios conflictos que los seres humanos enfrentamos en la primera relación amorosa de nuestra historia.

Y es que cuando los seres humanos enfrentamos la paternidad, en el paquete traemos incluidos todos nuestros conflictos no resueltos y llegamos a un punto en que es difícil emitir juicios de valor ante lo que está ante nuestros ojos.

La historia de Eminem y su madre ha sido pública desde que él se volvió famoso, hace ya 19 años; ella lo demandó por difamación, seguido de declaraciones de una y canciones del otro. Hasta que los dos publicaron su autobiografía. En la de Debbie:  My Son Eminem (2008), explica que creció en una familia disfuncional, sus padres se divorciaron y su madre, quien sufría depresiones y varios intentos de suicidio, se volvió a casar por lo que Debbie creció con sus otros cuatro hermanos y fue el centro de los abusos físicos de su madre y su padrastro. Huyendo de esta situación, se casó a los 15 años con el padre de Eminen, el niño nació dos años después y la pareja se desintegró cuando era un bebé, por lo que Debbie se hizo cargo de él. Sin estudios ni apoyo familiar tuvo muchos trabajos, viviendo en casa de amigos con al menos tres cambios de domicilio cada año, que llevaban a cambiar de escuela a su hijo, por lo que creció como un niño marginal, víctima de bullying incluyendo un evento en el que un compañero lo aventó contra una banca causándole a los ocho años una hemorragia cerebral que lo tuvo en coma 10 días aparentemente después de esta experiencia, ella buscaba atención médica por enfermedades que ella le causaba, para tener algún alivio a su desamparo, sin que esto justifique su conducta.

Se casó nuevamente y tuvo otro hijo: Nathan, 11 años menor que el cantante. La custodia la obtuvo Eminem cuando demostró que también sufría maltrato infantil por Debbie.

De pronto; el rapero se volvió padre a los 20 años; nació Hallie Jade. Cuando te has pasado la vida quejándote de tus padres; se abre una oportunidad: ¿serás capaz de demostrar que puedes cambiar la historia? Es una sorpresa, pero lo ha logrado, en el proceso sufrió adicciones y una tormentosa relación con su esposa; pero cuidando con esmero la crianza de Hallie; afirma que ella le ha dado todo el sentido a su vida, lo acompañaba en las grabaciones y disfrutaba de estar mucho tiempo con ella.

La historia de odio se rompió con una canción a su madre Headlights (2014) le pidió disculpas que ella aceptó.

Eminem es un hombre inteligente que se curó a través de sus canciones donde fue capaz de expresar todo su odio hasta que pudo procesarlo y crear un legado musical por el que hoy es el rapero,  rey del hip-hop, quien a los 46 años ha ganado 13 Grammys y un Óscar por mejor canción original.

En sus palabras: “la gente puede intentar, reinventarse a sí misma sin embargo, no creo que realmente puedas cambiar quién eres, porque quién eres es más o menos de dónde vienes y qué has hecho hasta ahora”.