Lo que dicen los generales

JJ Macías, apenado por narración de comentarista de Multimedios
Por:
  • larazon

La Secretaría de la Defensa Nacional, por medio de la Unidad de Vinculación Ciudadana, que dirigen el general Raymundo Balboa y Marina Arvizu, ha venido realizando encuentros con representantes de la sociedad civil y con mandos militares.

La idea es intercambiar puntos de vista sobre la situación de inseguridad que se vive en el país y sobre el papel que a las fuerzas armadas les ha tocado jugar.

Estas reuniones de trabajo permiten a los militares escuchar lo que se opina en algunos círculos y a los civiles les da una idea más que clara de lo que están pensando los generales, coroneles y capitanes.

Los encuentros tienen la finalidad de establecer contactos con la población y de evitar el aislamiento al que los militares muchas veces se ven expuestos y que no les permite comunicar, de manera clara y pronta, lo que están haciendo.

Es bastante interesante el escuchar las historias que nos pueden contar los mandos que están destacamentados en las zonas de conflicto.

Un coronel explicaba las dificultades que implica el combatir la delincuencia sin un orden legal claro. En los hechos se procede cuando existe flagrancia y ésta muchas veces proviene de ataques directos a la tropa, que tiene que repeler las agresiones en condiciones bastante complicadas, empezando por el tipo de armamento que utilizan los criminales.

Los militares saben lo que enfrentan y sostienen que son injurias los análisis (los filtrados por Wikileaks) que señalan que no existe una voluntad clara de enfrentar a los criminales.

Un general lo expresó con claridad: cuando los muchachos se van a misiones peligrosas van contentos. “Sólo les digo que espero verlos de regreso a todos”.

No juegan con el tema. “Hemos tenido compañeros que han perdido la vida y siempre tuvieron una valentía a toda prueba”.

Muchos de los mandos llevan más de cuatro décadas en el servicio de las armas y jamás han recibido la orden de maltratar a alguien. “Eso es una cobardía. Castigar a una persona que no se puede defender no es correcto”.

Tienen la convicción de que “no son violadores de derechos humanos” y trabajan en el tema de protección a las garantías individuales con una clara decisión.

Como conocen al enemigo que tienen enfrente, apuntan que la salida es contar con una policía profesional para lograr que la emergencia deje de ser de seguridad nacional, para volverse un tema de seguridad pública.

Por su formación insisten en la necesidad de que permanezca el fuero militar y lo ven como uno de los pilares para mantener la disciplina. Un general lo describió con crudeza: “si nos quitan el fuero nos van a hacer pedazos”.

Son el único ejército en el continente que insiste en contar con un marco jurídico preciso, lo que habla de un claro compromiso institucional.

Para ellos el Ejército es “una forma de vida” y hoy en día la arriesgan de modo cotidiano. Sin duda conviene escucharlos.

julian.andrade@3.80.3.65

Twitter: @jandradej