Domingo 12.07.2020 - 18:32

Lo que la Linea 12 le costo al PRD

JJ Macías, apenado por narración de comentarista de Multimedios
Por:

Manuel López San Martín

Pasará un buen rato todavía, antes de que el STC Metro supere la peor administración que ha tenido, la de Joel Ortega. Por eso no sólo fue plausible la decisión del Jefe de Gobierno, Miguel Ángel Mancera, de destituirlo; resultaba urgente dar un giro a lo que se hizo durante la última etapa, tras el aumento al precio del boleto y el cierre parcial de la Línea 12 hace casi año y medio.

Ortega dejó un tiradero. Le costó al gobierno capitalino popularidad, le generó a Mancera un desgaste innecesario, y lo colocó en una posición incómoda de golpeteo. A cambio, no le dio nada, excepto fuegos que apagar. El exdirector del Metro usó su cargo lo mismo para sus pleitos personales que para dirimir revanchas políticas, y en medio se llevó a millones de usuarios, sí, pero también golpeó electoralmente al partido en el gobierno, el PRD.

Por eso su salida responde a su mal desempeño, sí, pero también a un análisis de la realidad electoral que no es otra cosa que reflejo del sentir ciudadano.

En la edición 06 de la revista La Capital que ya circula, se evidencia cómo el desaseo en el Metro le costó al sol azteca. Miles de personas que viven en zonas aledañas a las estaciones cerradas de la Línea 12 del Metro, votaron contra Mancera  y el PRD y favorecieron a Morena. Culpa, en buena medida, de Joel Ortega.

De las 23 secciones electorales que se ubican alrededor de las 11 estaciones afectadas, sólo en cinco ganó el PRD. En el resto, el triunfo del partido de López Obrador fue contundente.

“El análisis de las actas revela que en las 23 secciones electorales que se ubican alrededor de las 11 estaciones afectadas —de Culhuacán a Tláhuac— (…) en total se emitieron 17 mil 144 votos en favor de ambos partidos, y de ellos 9 mil 925 fueron para Morena y 7 mil 219 para el PRD. Para el ejercicio se sumaron por cada casilla tanto los votos para jefe delegacional como los de diputados locales, de cada partido.

“Las estaciones afectadas están ubicadas sobre o a unos metros de la Avenida Tláhuac. Esa zona del sur-oriente de la ciudad había sido, desde hace 15 años, un territorio seguro para el PRD. Sin embargo, las actas electorales demuestran que, al menos entre quienes se vieron afectados por el cierre del Metro, el PRD perdió  fuerza.

“En Tláhuac, hace tres años el PRD ganó la elección local con el 49.4% de los votos (…) Para esta elección, la votación del PRD  fue de sólo 18% y Morena lo derrotó por amplio margen, ya que alcanzó el 30% de las preferencias”, refiere el texto de La Capital.

Es parte del saldo que deja Ortega. Quizá también en otras zonas hubo malestar, es difícil medirlo. Pero por su cercanía, lo que se muestra es revelador.

  Off the record... En plena crisis —o en medio de varias—, el Presidente Enrique Peña Nieto ya tomó la decisión de meterle mano a su equipo de gobierno y vendrán, ahora sí, los tan esperados cambios en el gabinete federal. Los movimientos se darán pasado el 15 de agosto… A propósito de movimientos, René Bejarano  quiere hacer uno que le mueva el piso a sus compañeros de partido, el PRD, en su próximo consejo nacional. Resulta que el profesor llegará con la propuesta de que el sol azteca construya un Frente electoral en 2018 con Morena y otras fuerzas de izquierda. Madrugó Bejarano  con su propuesta, sí, porque ya no quiere que se lo madruguen a él… Hablando de madrugadores, el que quiere adelantarse y no sólo trata de construir hacia dentro del PRD, sino afuera con otros partidos, para coordinar a los perredistas en la ALDF a partir de la próxima Legislatura, es Víctor Romo. El exdelegado en Miguel Hidalgo se dejó ver ayer, comiendo con el presidente del Partido Encuentro Social en el DF Andrés Millán Arroyo y los próximos dos diputados locales que ese partido tendrá, Abril Trujillo y Carlos Candelaria. A ver si le alcanza.

 En boca cerrada... “Ya había expresado que había estado siendo vigilado incluso en el DF”.

El director de la agencia Cuartoscuro, Pedro Valtierra, señaló que el periodista asesinado Rubén Espinosa Becerril, ya había comentado que estaba siendo vigilado en la Ciudad de México y que se sentía inseguro tras haber vuelto de Veracruz, donde recibió amenazas.

Twitter: @MLopezSanMartin