Miércoles 23.09.2020 - 10:33

Los candidatos y el turismo: Anaya y la interrogante

Del plato a la boca… a Torruco se le puede caer la sopa
Por:

Sentados ahí los más importantes operadores de la industria turística británica y los integrantes del influyente Consejo Mundial de Viajes y Turismo. Juntos en un almuerzo en Londres, en el marco del Wold Travel Market, en una convivencia en la que México era el país invitado.

Entonces en una mesa, junto a algunos de los participantes de la delegación de nuestro país, principalmente empresarios y un periodista colado, un joven al que pocos conocían y menos escuchaban.

Y sí, era Ricardo Anaya.

El entonces subsecretario de Turismo platicaba con alguno de sus compañeros de mesa que desconocía el funcionamiento y las variables del sector; que había llegado a ese puesto más como una determinación política del entonces presidente Felipe Calderón, que por una trayectoria en la industria.

Y pues, llegado el momento en esa comida, la exsecretaria Gloria Guevara le dio la palabra a su subalterno y subió al pódium a dar un discurso sobre el estado del Turismo en México y sus retos. Y sí, fiel al estilo que ha mostrado en su campaña presidencial, con una serie de cartulinas y armado de un power point, se tiró un discurso que fue aplaudido de pie por todos los que estaban ahí.

-Qué bueno que no sabías nada de Turismo-, le dijo al sentarse de nuevo en la mesa uno de sus acompañantes.

-Pues no sé mucho; pero me preparé para hablar aquí y me dediqué- respondió el ahora candidato presidencial.

¿El paso de Ricardo Anaya por Sectur le hace un conocedor del sector?

No es una garantía. Es evidente que se trató de un acuerdo político al interior del Partido Acción Nacional para que tuviese una posición en el gabinete federal, en tanto se preparaba para una diputación federal.

No hay registros de mayor participación de él en asuntos de relevancia; pero también habrá que decir que sí le quedó entonces muy en claro que los principales retos a resolver eran la seguridad, la mejora del producto turístico, la creación de infraestructura y la certidumbre jurídica.

En su actual campaña poco se sabe de lo que plantea. Hace unos días en su columna del periódico Excelsior, y luego en un intercambio de tweets, el periodista Carlos Velázquez apuntó que una de las asesoras de Anata, Cecilia Soto, había planteado la posibilidad de incrementar el Derecho al No Residente –el que pagan todos los visitantes internacionales que ingresan al país vía aérea- de 21 a 35 dólares. Lo que ella confirmó en twitter.

Incrementar el monto del DNR no es la solución para darle más fondos al Consejo de Promoción Turística de México y nos llevaría a perder competitividad con nuestros principales competidores en el Caribe. Soluciones como esa, inquietan mucho al sector y no generan simpatías.

Es un misterio, pues, lo que plantea el candidato de la coalición Por México al Frente en torno a la industria que genera el 8.5 por ciento del PIB nacional y que ha crecido exponencialmente en los últimos cinco años.

Su paso por la Sectur, pues, no necesariamente es garantía.