Los candidatos

29LR3296
Por:

Con la inesperada coronación del Santos Laguna en el pasado torneo, queda claro que dar favoritos al título con tanta anticipación, por recurrente que sea, resulta bastante ocioso en una liga con un formato de competencia tan peculiar como el mexicano.

Tras 11 fechas, por supuesto que hay equipos que tienen buena pinta, o que apuntan más alto que otros. La tabla aún mantiene en el primer puesto de la fila al Cruz Azul, pese a que el rendimiento del equipo de Caixinha ha perdido un poco de nivel en las últimas semanas. Evidentemente el plantel que armó Ricardo Peláez, y la rapidez con la que se ha encontrado un buen entendimiento, le coloca la etiqueta de candidato al trono; aunque muchos apuesten por la habitual caída cementera a la hora buena. Para Cruz Azul no hay otra. Los únicos dos escenarios posibles para diciembre próximo son el lastimoso bullying o el campeonato.

Da la sensación que Cruz Azul alcanzó su máximo rendimiento de manera prematura en la primera mitad del campeonato, lo que no le impide retomarlo de cara a la liguilla.

El resto de los equipos que están estructurados para pelear por el título, en cambio, no dan la sensación de estar ni siquiera cerca de su mejor versión. América, Monterrey y hasta Tigres tienen un potencial aún lejano de sus comportamientos actuales.

Igual en series definitivas, con los planteles que tienen, serán rivales a tomar en cuenta. Y no hay que descartar a los dos finalistas del torneo pasado: Toluca y Santos.

Los de Cristante siguen batallando para encontrar verdadera consistencia, además de algunas indisciplinas que los hacen menos confiables; pero cuando se ponen las pilas, cuidado.

Santos Laguna, en cambio, ha sido uno de los equipos más completos del campeonato contra todo pronóstico. Y es que si no lucía tan poderoso hace seis meses para obtener el título, tras las marchas de jugadores como Jorge Djaniny Tavares, Carlos Izquierdoz, Néstor Araujo y hasta el joven Jorge Sánchez, parecía debilitarse en exceso, y eso no ha sucedido. Ni siquiera el cambio de entrenador le ha afectado. Habrá que darle mérito a Alejandro Irarragorri, quien ha generado una base sólida y unas fuerzas básicas de las que están emanando jóvenes prometedores, como Abella, Angulo y Arteaga, y explotando extranjeros como Lozano y Furch, a los que se les aguantó en momentos no tan positivos.