Los Chuchos prestan su PRD

JJ Macías, apenado por narración de comentarista de Multimedios
Por:

Manuel López San Martín

La corriente mayoritaria del PRD a nivel nacional, Nueva Izquierda, está a punto de entregar, después de cuatro presidencias consecutivas, la dirigencia del partido. Dejarán de ocuparla en la forma, aunque en el fondo es probable que sigan haciéndolo.

Es prácticamente un hecho el acuerdo entre las tribus del sol azteca para que el académico y diputado electo, Agustín Basave, sea candidato de unidad y encabece el PRD. El politólogo se afiliará hoy al partido y entonces podrá dirigirlo en algunas semanas. Basave no pertenece a ninguna expresión, cierto, pero es más que cercano a Los Chuchos, quienes lo hicieron candidato y ahora le heredarán la dirigencia. Lo harán pasar por ajeno a grillas internas, casi independiente y echarán las campanas al vuelo por su perfil “ciudadano”, pero en realidad se trata de la única manera que Nueva Izquierda encontró —tras la debacle del pasado 7 de junio—, para mantener parte del control y no ceder la posición

a otra tribu.

Con la decisión quedan fuera buenos perfiles, como el del senador Zoé Robledo o el todavía diputado Fernando Belaunzarán, que levantaron la mano. También se quedarán en el camino quienes eran empujados desde NI: la candidata derrotada en Guerrero, Beatriz Mojica, y el aún presidente de la cámara de diputados, Julio César Moreno.

Nueva Izquierda, que se apropió hace siete años de la presidencia del sol azteca, dejará en manos de un “externo” el partido. En 2008, Guadalupe Acosta Naranjo fue presidente interino. Ese mismo año Jesús Ortega ocupó la dirigencia hasta 2011, cuando fue relevado por Jesús Zambrano, que a su vez heredó la presidencia a Carlos Navarrete en 2014. La hegemonía de un Chucho termina, pero nada hace pensar —al menos no por ahora— que dejarán de

controlar el partido.

La nueva dirigencia deberá tener claridad, por lo menos en tres temas: su política de alianzas rumbo al próximo proceso electoral, la dinámica entre tribus y una definición clara de cara a la Legislatura que arranca la próxima semana.

Como colofón, al relevo en la presidencia nacional, vendrán reacomodos en el ¿bastión? perredista: el DF. Es cosa de días para que se defina al próximo coordinador perredista en la ALDF. Ahí no figura ningún integrante de NI. Esperando el turno al bat están los manceristas Raúl Flores y Leonel Luna, y el integrante de Foro Nuevo Sol, Víctor Romo. Inmediatamente después deberán ponerse de acuerdo sobre qué ocurrirá con la presidencia del partido en la Ciudad. A menos que un milagro lleve a la dirigencia a Julio César Moreno, tampoco la posición sería para Los Chuchos que, después de años, por fin “prestan” su partido a otros actores y grupos.

Al menos, en el papel.

  Off the record... A Mario Delgado más de uno ya le anda pidiendo pronósticos, como si tuviera bola mágica. Y es que el senador fue de los pocos que se adelantó al precio del dólar —que roza los 18 pesos— y amarró contratos a taza fija de 16.70 pesos por billete verde en la Línea 12, cuando era secretario de Finanzas del DF… El tristemente célebre ex delegado en Iztapalapa, Jesús Valencia, famoso por chocar en estado inconveniente la camioneta de un contratista de su gobierno en el Pedregal en plenas fiestas decembrinas, parece muy seguro de que le tocará una presidencia de Comisión en San Lázaro, ahora que será diputado por el PRD. ¿A poco sus compañeros olvidarán tan fácil la denuncia penal que tiene por tráfico de influencias, misma que lo obligó a renunciar como

delegado? Conste que es pregunta.

 En boca cerrada… “Vamos a limpiar de cerdos y ratas esta delegación”.

Así, el integrante del equipo de transición del delegado electo en Cuauhtémoc, Ricardo Monreal, Pedro Pablo de Antuñano, mandó un mensaje a la administración perredista que encabeza la demarcación, que siguen rompiendo récord: mil 500 “aviadores” hay en la delegación.

Twitter: @MLopezSanMartin