Los primeros frutos de las “alianzas”

Entra en operación “Red de Frío” en Cancún, informa Roberto Borge
Por:
  • larazon

Una de las primeras consecuencias por las alianzas entre el PAN y el PRD será la restauración del Informe Presidencial rendido en San Lázaro.

Los priistas quieren que el presidente Felipe Calderón “rinda cuentas” ante diputados y senadores.

Lo curioso es que fue el PRD el que impidió que Vicente Fox leyera el mensaje de su último informe. Con el presidente Felipe Calderón ya ni se intentó. ¿Ahora harán lo mismo? ¿Los acuerdos indican un cambio de actitud y mayor tolerancia? La verdad nadie lo sabe y el desenlace será incierto hasta el próximo 1 de septiembre, si es que los priistas cambian el formato.

La verdad es que ésta es sólo una de las aristas a las que se tendrán que enfrentar perredistas y panistas luego de las alianzas electorales que están impulsando en varios estados del país.

Cuando la ética y los principios son menos importantes que el afán de poder pasan cosas como éstas.

El PRI también señaló que una de sus prioridades es la “ratificación constitucional del Estado laico”.

El tema, es obvio, tiene que ver con la acción de inconstitucionalidad que presentó la Procuraduría General de la República por la ley que permite el matrimonio entre personas del mismo sexo.

Tampoco fue casual que el encargado de presentar la agenda del PRI en la apertura del periodo sea el diputado Rubén Moreira, quien encabeza una de las corrientes más a la izquierda en la bancada priista.

En el fondo existe la intención de diversos grupos dentro del PRI de arrebatarle al perredismo la bandera del Estado laico, aprovechando el silencio que tendrán que mantener los miembros del PRD en varios estados “para no reventar las alianzas”.

Los priistas también anunciaron que dictaminarán todas las cuentas públicas pendientes, lo que pondrá en el centro del debate al gobierno de Vicente Fox.

Para una supervisión clara del uso de los recursos públicos y de los programas sociales ya anunciaron que trabajarán para dotar de autonomía al Consejo Nacional de Evaluación.

También quieren que del Sistema Nacional de Seguridad Pública se den explicaciones, a los legisladores, de cómo va la guerra contra el narcotráfico cada tres meses.

El priismo está marcando una línea clara de lo que impulsarán en los próximos meses, faltará ver qué dicen los otros y en particular el PAN.

Más allá de buenas o malas intenciones, habría que preguntarse si la reforma hacendaria y política no valían más que alguna gubernatura.

Lo que está en el fondo es quién gobernará México a partir de 2012, pero no debemos olvidar que también está en juego el cómo y con qué instrumentos podrá hacerlo.

juljard@yahoo.com.mx

fdm