Viernes 10.07.2020 - 20:19

Lugares comunes

JJ Macías, apenado por narración de comentarista de Multimedios
Por:

Javier Solórzano Zinser

Estudiar una carrera universitaria sigue siendo, con todo y las limitaciones que encuentran los egresados, la posibilidad de abrirse a la vida, tener reconocimientos, poder acceder a una eventual movilidad social, tener nuevos conocimientos, pertenecer a una institución y que surjan para los jóvenes nuevas opciones.

Por más que todo esto suene a lugar común no se debe soslayar que es vigente y adquiere un valor para muchos jóvenes y sus familias. Estudiar una carrera cambia la vida y crea futuro. Es una aspiración de padres y madres de familia, quienes saben, o de menos intuyen, lo que puede pasar en la vida de sus hijos.

En los últimos años ha sido realmente complejo para muchos universitarios conseguir empleo. Desde el “no hay vacantes”, pasando por el “estás muy joven e inexperto”, los universitarios ven diluidos sus sueños y sus aspiraciones.

A esto se suma que la formación académica está en proceso de transformación, y en otros casos de crisis. ¿Qué tan preparados están saliendo los estudiantes de las universidades del país, sean públicas o privadas?

El desarrollo académico es desigual. Igual se encuentran universidades que con base en su exitosa historia han logrado consolidar su formación, lo que deriva en la posibilidad de encontrar trabajo.

Sin embargo, estas experiencias no son las que prevalecen. El gran problema está en el mercado de trabajo y en la formación universitaria. Si la tasa de desempleo es alta, si no se crean nuevos empleos, si los estudiantes al ver estos escenarios cambian sus sueños de vida por lo que les aparezca con tal de sobrevivir, el valor que le pueden conceder los estudiantes y sus familias al hecho de estudiar se va diluyendo.

Estamos ante una situación que se tiene que ver como un todo y de manera integral. Los gobiernos, las empresas y las propias universidades son los que deben otorgarle peso y valor al cursar una carrera. Estudiar hace a los jóvenes diferentes, les marca su vida; los acerca a la lectura, a las áreas de conocimiento de la carrera que hayan elegido; les da métodos de estudio y trabajo, les ofrece herramientas metodológicas y sobre todo les permite pensar en el país y en la necesidad de transformarlo.

Todo esto bien sabemos que es el cúmulo de lugares comunes, a pesar de ello en estas fechas es indispensable recordarlo y no olvidarlo.

 RESQUICIOS. Así nos lo dijeron ayer:

Lo único que se ha logrado con las filtraciones sobre lo que pudo haber pasado en la Narvarte ha sido el criminalizar a las víctimas: Leopoldo Maldonado, abogado Artículo 19.

solorzano52mx@yahoo.com.mx

Twitter: @JavierSolorzano