Maciel y el olvido

Maciel  y el olvido
Por:
  • larazon

Se van a cumplir dos meses de que El Vaticano dio a conocer un condensado de la investigación que realizó en México acerca de las francachelas y delitos de Marcial Maciel.

Han pasado dos meses y ninguna autoridad ha tomado cartas en el asunto para sancionar a cómplices y encubridores.

Las investigaciones ordenadas por Joseph Ratzinger han dado frutos y una docena de obispos fueron separados de su cargo.

Actualmente hay procesados por esos delitos graves… en Estados Unidos y en Irlanda.

El documento que emitió el 1 de mayo El Vaticano señala que Marcial Maciel cometió faltas terribles contra su prójimo y llevó una vida carente de escrúpulos.

Está muy bien que El Vaticano haya desenmascarado la actividad delictiva de Maciel. Pero éste no actuó solo.

Afortunadamente la Iglesia carece de facultades para sancionar penalmente.

Sin embargo hizo la tarea dentro de su ámbito.

Investigó y dio a conocer la verdad de los hechos consumados por una minoría sin escrúpulos, y dijo que Maciel no actuó solo: hubo complicidad dentro y fuera de la orden Legionarios de Cristo.

Es más, el Papa no tiene facultades para remover a un obispo. Pero sabe usar la mano izquierda: se ejerció la presión necesaria para lograr la renuncia de varios de ellos. Tan sólo en Irlanda cayeron siete obispos. Y enfrentan sus probables delitos ante la justicia.

Aquí en México se solaparon abusos sexuales, pederastia, vida de rey, viajes en Concorde a Nueva York para hacerse limpiezas bucales, pasaportes falsos…

Por esa razón Benedicto XVI instruyó la refundación de los Legionarios y el próximo nombramiento de un comisionado para realizar la tarea.

Todo lo anterior queda en el ámbito religioso, y es muy loable que la Iglesia asuma su responsabilidad sin ambages ni hermetismos para evitar el escándalo.

Tan importante parece ser para Joseph Ratzinger la misión de limpiar la Iglesia, que por ahí se va a perfilar su sucesión.

No es apresurado comentar que entre los designados para la renovación de la Iglesia en Inglaterra, Canadá, Irlanda y Estados Unidos, posiblemente se encuentre el próximo Papa de la cristiandad.

La limpieza en la Iglesia será la herencia de Benedicto XVI, y querrá que la continúe su sucesor.

Pero más allá de las tareas que encabeza el papado a fin de renovar las estructuras del catolicismo, están las autoridades civiles que tienen la obligación de castigar los delitos cometidos por los sacerdotes.

¿Por qué nadie ha sido tocado en nuestro país?

Hay, acreditados, 160 abusos de Marcial Maciel.

La apuesta, como siempre, es al olvido.

phl@3.80.3.65

Twitter: @phiriart