Maduro ahoga la democracia

JJ Macías, apenado por narración de comentarista de Multimedios
Por:

Parece que el mejor aliado de un abusador es la indiferencia. Esto sucede con Venezuela, que ha sido secuestrada por el régimen de Nicolás Maduro y que yace casi indefensa ante una prensa internacional tibia y acostumbrada a la barbarie antidemocrática que se vive ahí cada día.

Maduro ha ordenado represalias contra aquellos servidores públicos que apoyaron con su firma la aplicación del referendo revocatorio que podría poner fin a su presidencia, se calcula que se trata de unas 19 mil personas.

Éste es un acto más en la larga lista de violaciones a la libertad de expresión y pensamiento, a la democracia y la Constitución venezolana. Si a esto le agregamos el reencarcelamiento de Daniel Ceballos, podremos darnos una idea de lo desesperado que está el presidente y de su absoluta negativa a respetar los límites que la voluntad de su pueblo le exige.

Este jueves la oposición tomará nuevamente las calles de Caracas exigiendo que se apruebe el revocatorio y se deje de dar excusas que sólo maquillan de democrático al más puro autoritarismo. Recordemos que de no celebrarse el referendo antes del 10 de enero, no se convocará a nuevas elecciones sino que el vicepresidente culminará con el periodo de la presente administración, un lujo que los venezolanos no pueden darse.

Ante el anuncio de la manifestación, la represión no se hizo esperar. Desde la convocatoria a contra-manifestaciones hasta el control del espacio aéreo para evitar el impacto de las imágenes de la multitud congregada, el gobierno venezolano está en pie de guerra. Lo más alarmante es que el mismo proceso del revocatorio ha sido amenazado con cancelarse si se presentan “actos violentos” durante estos eventos…

Las acusaciones del Gobierno de que se está orquestando un golpe de Estado y el uso de este pretexto para controlar y reprimir al pueblo son puntos que no podemos dejar pasar. Todos los obstáculos posibles se han levantado para que los líderes no puedan movilizarse entre los distintos puntos de reunión y también se han impuesto trabas a los visitantes extranjeros. Todo el aparato gubernamental está en pie de lucha y la oposición intentará, nuevamente, demostrar su músculo.

¿Qué lograrán ambas partes? La oposición hará un llamado que seguramente se perderá en los noticieros entre titulares “más frescos” y quedará a merced de la amañada burocracia que hará imposible la llamada a las urnas. Maduro logrará consagrarse como uno de los personajes más nefastos de nuestro tiempo.

Lamentablemente sospecho que la marcha del jueves no será muy distinta a otras demostraciones que ha hecho la oposición, lo único que quedará sin disputa es que Venezuela vive un momento negro de crispación y división que no parece tener fin.

msalomonf@gmail.com