Mascotas a campanear

JJ Macías, apenado por narración de comentarista de Multimedios
Por:

Mónica Garza

Si de algo piden su limosna los candidatos en cualquier proceso electoral, es encontrar puntos de sensibilidad en la ciudadanía. Por eso con facilidad desentierran necesidades olvidadas, rencores de votaciones pasadas, cuotas económicas injustas, o cualquier tema del que pueda resultar una propuesta de campaña que, aunque no puedan cumplir, provoque por un momento ser un foco de atención.

Esta semana Federico Döring, Coordinador de la bancada
del PAN en la ALDF y candidato a diputado por el distrito 15, por lo visto lo consiguió.

A un evento de campaña en la Delegación Benito Juárez, el legislador acudió con uno de sus perros y ahí propuso eliminar el IVA a los alimentos procesados para animales y mascotas, que es parte de la reforma fiscal aplicada desde el 1º de enero de 2014.

Puede ser que el diputado Döring no ande tan perdido al reavivar la llama de este asunto que desde que era iniciativa provocó tantos pronunciamientos en contra.

Y es que en realidad gravar el alimento para mascotas no representaba gran cosa a la recaudación del gobierno federal, y sí afectó a los bolsillos de tantos mexicanos que tienen o cuidan una mascota.

Sólo por mencionar algunos ejemplos populares:

La Organización Rescate Animal requiere tres toneladas de alimento anual para ayudar entre 300 y 400 animales.

La Asociación Pro Defensa de los Derechos de los Animales invertía 17,980 pesos al mes en la alimentación de 50 gatos y 8 perros, que con el IVA se convirtió en 20,856 pesos.

Adopciones San Cristobal, asociación civil cuyo albergue requiere seis toneladas de alimento al mes, de las cuales cuatro entran por donaciones en especie y las otras dos toneladas se compran.

Recordemos que la propuesta de Ley de Ingresos, enviada en 2013 por el presidente Enrique Peña Nieto al Congreso, señalaba que quienes adquirían esos alimentos no destinados al consumo humano “reflejan capacidad contributiva” y en consecuencia, se trata de “manifestaciones de riqueza que deben ser gravadas” por ser un “bien suntuario”.

A esta justificación responde precisamente el discurso del candidato Federico Döring, que categóricamente me subrayó cuando le pregunté sobre su nuevo argumento de campaña.

“Los animales no son contribuyentes en el SAT. El problema de Videgaray es que no cree que la mascota es parte de la familia sino que es un moroso del SAT. Que tener un perrito es parte de una riqueza que grava el estado y no una compañía adicional que se incorpora a tu familia. Eso es lo que hay que combatir, la visión que tiene el gobierno federal del contribuyente canino del SAT”.

Si bien suena como un discurso más de campaña sobre un tema que se antoja difícil de hacer retroceder en tan poco tiempo, lo cierto es que lo que dice el legislador no está tan alejado de la realidad de los números que arroja México en el rubro de las mascotas.

Según una encuesta realizada en 2011 por Consulta Mitofsky, casi seis de cada 10 viviendas en México (58%) tienen una mascota. 83.6% tiene un perro; 29.6% un gato; 27.1% aves, y el resto, peces, tortugas, roedores, víboras u otros.

Es decir que más del 50% de las familias con ingresos de clase media y baja en nuestro país tienen mascotas.

En 2013 se advertía que aplicar el IVA a la comida para mascotas podría implicar que entre 250,000 y 500,000 perros fueran abandonados en México, agravando este problema de salud pública.

La aprobación de este impuesto indudablemente afectó la labor de protectores independientes y fundaciones que se encargan del rescate de perros y gatos en situación de calle, que no son pocos en nuestro país.

Según datos de la Asociación Mexicana de Productores de Alimentos para Mascotas, se calcula que existen alrededor de 13 millones de animales en situación de calle.

“El PAN ha hecho eje fundamental de su campaña el revertir la reforma fiscal que aprobaron el PRI y PRD, y cada quien tiene que encontrar como candidato del PAN en qué puede ser útil a esa lucha. A mi me parece importante sumarme con esta en específico, que quizá es un tema mucho más viable por sus bondades sociales”.

Asegura Federico Döring quizá demasiado optimista, pero eso sí, hábil para alborotar al gallinero.

monica.garza@razon.mx

Twitter: @monicagarzag