Mercado laboral: paso firme pero lento

JJ Macías, apenado por narración de comentarista de Multimedios
Por:

Arturo Vieyra

Dos cifras de abril relativas al mercado laboral realzan moderadamente el optimismo sobre la economía mexicana. En primer lugar, continúa la recuperación de empleo formal apoyado por el crecimiento económico y los esfuerzos gubernamentales de formalización de la fuerza de trabajo. En segundo término, el incremento a los salarios contractuales refleja en el margen mayor fortaleza del poder adquisitivo de los trabajadores.

 En abril, el empleo formal registró un crecimiento favorable. El número de trabajadores —permanentes y eventuales urbanos afiliados al IMSS—– se incrementó en abril 4.47 por ciento; con ello, se mantiene la creación de empleos en el sector formal a un ritmo acelerado. Específicamente, en abril, se crearon 745 mil nuevos empleos respecto al mismo mes del año pasado, lo que representa la mayor generación anual para un mes de abril desde 1997. De los 745 mil nuevos empleos, el 79 por ciento correspondió a puestos de trabajo permanentes, y el resto a eventuales urbanos. Asimismo, de acuerdo con estimaciones propias con cifras desestacionalizadas, en abril, la creación de empleos formales se incrementó 0.35 por ciento respecto a marzo, equivalente a una generación mensual de 61 mil nuevos empleos, en línea con la generación mensual promedio de este año y por arriba de la del año pasado, que alcanzó 51 mil nuevas plazas por mes.

 Continúan siendo los principales promotores del empleo formal, el mayor crecimiento económico y la reducción de la informalidad. El crecimiento del empleo en el primer cuatrimestre del año alcanzó una tasa anual de 4.5 por ciento, por arriba del crecimiento económico esperado (2.4 por ciento) en el mismo periodo. Con estimaciones propias, tenemos que de los 745 mil empleos creados en lo que va de este este año respecto al primer cuatrimestre del año anterior, casi dos terceras partes responden al incremento de la actividad económica y una tercera parte al proceso de formalización del empleo, es decir, el proceso de reactivación productiva está dando frutos en materia de empleos formales.

 Por otro lado, en abril, los salarios contractuales registraron un crecimiento nominal de 4.1 por ciento, que continúa reflejando fortaleza en términos del poder adquisitivo del salario. El número de trabajadores que negociaron su salario en abril fue de 223 mil 195, de los cuales el 59 por ciento correspondió al sector privado. Los mayores aumentos salariales han sido promovidos por el sector privado, cuyo incremento nominal promedió 4.6 por ciento en abril, mientras que el sector público registró un incremento de sólo 3.4 por ciento.

Al parecer, los incrementos en el sector público siguen apilados a las expectativas de inflación. Los salarios contractuales registraron una ganancia real de uno por ciento, ligeramente por debajo del promedio del primer cuatrimestre (1.24 por ciento). Ha sido notoria la recuperación del salario real en este año, comparada con el promedio del 2014, de sólo 0.17 por ciento real.

Si bien los resultados de salarios y empleo son positivos y señalan un paso firme en las condiciones del mercado laboral, todavía existen rezagos importantes en materia de empleo y remuneraciones. Una visión más integral de corto plazo vendrá con los resultados de la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo con datos del primer trimestre. Los estaremos reportando.

avieyra@banamex.com

Twitter: @ArturoVieyraF