Miércoles 23.09.2020 - 00:54

Mueren mexicanos por mala calidad del aire

Ciudadanos que no separen su basura serán multados, aseguró Müller
Por:

Paulina Sodi

Los mexicanos tenemos algo en común: La mala calidad del aire que respiramos. De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS) cada año mueren en México nueve mil 300 personas por males asociados a la contaminación del aire, como cáncer de pulmón, enfermedades cardiopulmonares e infecciones respiratorias.

Efectos de los contaminantes

del aire en la salud

Son los niños, las mujeres embarazadas y los adultos mayores los más afectados, en ciudades como Distrito Federal, Toluca, Puebla, Guadalajara y Monterrey. Lo que convierte esta situación en un problema de salud federal.

El propio Instituto Nacional de Ecología informa que el 60% del año la calidad del aire se cataloga como “mala”, situación que empeora con factores como bajas temperaturas y caos vial. En entrevista Jessica Torres, investigadora en Ciencias Médicas del Instituto de Enfermedades Respiratorias, afirma: “se ha demostrado, principalmente en estudios epidemiológicos, la relación directa entre las admisiones hospitalarias y las contingencias en el ambiente”, y agrega: “las partículas contaminantes se pueden clasificar de acuerdo al diámetro. Entre más grandes (conocidas como PM10), se dice que son menos dañinas, porque se alojan en partes superiores de las vías respiratorias. Y las que son de menor diámetro (PM2.5), son las más dañinas porque pueden entrar directamente al torrente circulatorio y afectar diversos órganos”.

Recientemente el área de Evidencia de Manejo Sanitario de la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris) informó que en la capital del país 90% de las emisiones contaminantes provienen de medios de transporte motorizados, 7% de la industria y obras en construcción y el 3% restante de gasolineras y comercios que emiten gases, como por ejemplo, las tintorerías. Se calcula que tan sólo en el Distrito Federal circulan diariamente alrededor de cinco millones de automóviles y cada año se suman a esta cifra 200 mil vehículos nuevos. Por su parte, el Instituto Tecnológico Autónomo de México registra que 496 coches nuevos se venden en el DF cada dos días.

Esto ubica a la capital del país como una de las ciudades con peor nivel de congestionamiento vial, lo que se refleja en una baja calidad de vida de sus habitantes, según un estudio realizado en Estados Unidos por Virginia Transport Policy Institute.

Pero la mala calidad del aire que respiramos no sólo afecta las vías respiratorias. Recientemente, investigadores de la UNAM dieron a conocer un estudio en el que se confirmó que el sentido del olfato también se altera. El ejercicio consistía en facilitar a los participantes frascos con diferentes tipos de sustancias.

“Hemos hecho una serie de estudios entre grupos de la ciudad con grupos de lugares menos contaminados y lo que hemos visto es que las personas de la Ciudad de México presentan problemas para poder detectar sustancias, para poder percibir olores”, comenta Marcos Guarneros, Investigador de la máxima casa de estudios.

En conclusión, los capitalinos sólo percibían el olor de sustancias con concentraciones de perfume mayores a las normales.

Según los expertos, la recuperación total del sentido del olfato es posible y depende de la reducción de contaminantes en el aire que respiramos.

Al respecto, el 8 de mayo pasado, la Cofepris anunció mediciones más estrictas de los contaminantes atmosféricos, así como de los llamados Contaminantes Orgánicos Volátiles (COV), conocidos también como xileno, benceno, tolueno y etilbenceno. Estas mediciones se incorporarán a los reportes del Sistema de Monitoreo Atmosférico y se realizarán a través de las Normas Oficiales Mexicanas (NOM) 020 y 025, las cuales miden los niveles de ozono y partículas suspendidas. Se espera que comience a aplicarse en agosto de este mismo año.

Es que en México, actualmente, se registran 120 microgramos de PM10 (material particulado) por metro cúbico, cuando la Agencia Ambiental de Estados Unidos (EPA) establece un límite de 150 microgramos de PM10 por metro cúbico y la Organización Mundial de la Salud fija parámetros más estrictos de 50 microgramos de PM10 por metro cúbico.

Respecto a la calidad de los combustibles, desde el año 2009, la Norma Oficial Mexicana 086, obliga a PEMEX a distribuir combustibles “limpios” en todo el país, como el diesel de ultra bajo azufre (UBA); sin embargo hasta la fecha, la paraestatal no ha hecho público su calendario de cumplimiento.

El uso de este tipo de combustibles, así como un mayor uso de vehículos “no contaminantes” como bicicletas y el reforzamiento y actualización de normas que controlen la calidad del aire y que sancionen a quienes no cumplan, mejoraría considerablemente la calidad del aire que respiramos. Sin embargo, nuestras regulaciones en materia ambiental son obsoletas, así que mientras las autoridades correspondientes no hagan su trabajo, a usted y a mí sólo nos queda respirar.

La ciudad de México, el 3 de mayo, amaneció con altos niveles de contaminación.

4.4por ciento del PIB han sido los costos de la contaminación del aire en el período de 2000-2009

5mil niños murieron entre 2001 y 2005 por males relacionados con la contaminación del aire

psodi@proyecto40.com.mx

Twitter: @PaulinaSodi