No se aprende del pasado

29LR3296
Por:

Ocho años después, la selección vuelve a jugar en Monterrey. Y lo que son las cosas, como aquel 7 de septiembre de 2010, el TRI acude a la cita con técnico interino. Aquella vez fue Efraín Flores, quien aceptó ser técnico del TRI para cumplir partidos amistosos previamente firmados.

Más allá de que en aquella ocasión México le ganó un amistoso a Colombia (1-0), lo que sucedió en la concentración del equipo generó un escándalo mediático de grandes proporciones  y muy mal manejado por el entonces titular de la Comisión de Selecciones Nacionales, Néstor de la Torre.

La presencia esta vez de Ricardo Ferretti, en teoría, debería implicar un poco más de orden y disciplina, aunque el brasileño se ha mostrado bastante laxo, tal vez consciente de que su rol es meramente decorativo.

Lo que resulta increíble es que ocho años después, se cometan los mismos errores, cuando es casi la misma estructura la que se mantiene en el poder de la FMF y sus derivados. No hemos aprendido lo suficiente. Otra vez se firman compromisos sin mayor afán que seguir lucrando con la selección; nuevamente la elección de un nuevo seleccionador es tardía y errática. Esta vez, el pretexto de ciertos partidos, como los que apenas se están negociando para noviembre, es el fogueo de ciertos jóvenes de los que, se cree, serán la base ya no sólo del Mundial de 2022 sino también de 2016. Un auténtico volado.

Sería bueno conocer, si es que existen, las bases del proyecto deportivo; pero los bandazos son evidentes. Estar a expensas de ocurrencias no nos ha llevado a nada bueno. El arranque de una nueva administración hizo pensar que podrían venir nuestro aires, pero de momento, la sensación es que sólo se busca darle continuidad a la manera en la que se ha trabajado hasta ahora, con las mismas virtudes y defectos, y evidentemente, con la certeza de que se tendrán los mismos resultados; siempre más benéficos en lo económico que en lo deportivo.