Viernes 10.07.2020 - 10:54

No veremos dolares por debajo de 16 pesos

JJ Macías, apenado por narración de comentarista de Multimedios
Por:

Irasema Andrés Dagnini

Difícilmente la paridad cambiaria podrá descender a niveles inferiores de 16 pesos en lo que resta del año, debido a la volatilidad del mercado financiero y el efecto negativo real de factores externos sobre nuestra economía.

El nerviosismo por la normalización de la política monetaria de Estados Unidos no desaparecerá hasta que la Reserva Federal (Fed) anuncie el primer incremento en tasas de interés y el mercado dedique un tiempo para ajustar posiciones, además, el mercado financiero seguirá en alerta de la evolución de la economía china por el impacto que tiene en el consumo de materia primas (petróleo), lo cual será un determinante para que los inversionistas mantengas coberturas de riesgo.

Esto, simplemente quiere decir que prevalecerá una fuerte demanda de dólares y de bonos, por lo cual no es posible de que el tipo de cambio muestre una recuperación mayor a siete u ocho por ciento en el corto plazo, y también quiere decir que el mercado accionario le quedará mal a los inversionistas con el premio esperado.

El otro punto de relevancia es que los efectos externos han dejado de ser transitorios y su efecto negativo se observa en nuestra economía.

La volatilidad seguirá siendo característica de la operación financiera esta semana y el mercado deberá mostrar descontento al declive en las estimaciones de las variables macroeconómicas, que seguramente presentará el Banco de México.

Ligado a los nuevos niveles de tipo de cambio, las nuevas estimaciones de inflación deberán ser más altas, para éste y el siguiente año, aunque el nivel de precios deberá seguir reflejando tasas de crecimiento alrededor de cuatro por ciento, considerando que el banco central está listo para elevar la tasa de referencia local y con ello contener más presiones sobre el tipo de cambio y su efecto inflacionario. En consecuencia, las previsiones de tasa de interés serán más altas a las actuales.

Con un alza en el costo financiero es natural que la inversión en capital y tecnología disminuya y por tanto también debemos esperar una reducción en las expectativas de generación de empleo.

El esperado incremento de las tasas de interés globales y la desaceleración de China también debe impactar el comercio internacional, de tal manera que los economistas privados deben reducir sus estimaciones de inversión extranjera directa y elevar el déficit de la balanza comercial.

Con el ajuste de las variables indicadas, el estimado de crecimiento para México también habrá de ajustarse a la baja. La buena noticia de este deprimente entorno es que gracias a un tipo de cambio más alto, los ingresos por concepto de remesas serán más altos a lo previsto y gracias a ello el consumo interno será mayor a lo esperado.

irasema.andres@3.80.3.65

Twitter: @IrasemaAndres