Nobel de la Paz colombiano

JJ Macías, apenado por narración de comentarista de Multimedios
Por:
  • raudel_avila

Hace algunas décadas, un joven estudiante colombiano presenció atemorizado el estallido de una bomba en un bote de basura de Londres. Era un atentado de IRA, el ejército republicano irlandés, que defendía su causa mediante actos terroristas. Según la BBC, algunos años más tarde, ese mismo estudiante vio en televisión cómo la reina de Inglaterra estrechaba la mano del líder de IRA para señalar la paz en Irlanda. El estudiante se llamaba Juan Manuel Santos y esa imagen le demostró que era posible lograr la paz con los adversarios más violentos del sistema.

El fin de semana pasado, el presidente Juan Manuel Santos recibió el Premio Nobel por haber alcanzado la paz con las FARC en Colombia. Su discurso es un mensaje político notable. En medio de citas de Gabriel García Márquez, Santos describe su derrota en el referéndum para aprobar la primera propuesta de paz. “Como jefe de Estado, entendí la trascendencia de este resultado adverso, y convoqué de inmediato a un gran diálogo nacional por la unión y la reconciliación… Me dediqué a escuchar las inquietudes y sugerencias de quienes votaron No… para lograr un nuevo y mejor acuerdo”.

Jonathan Powell fue el jefe de gabinete de Tony Blair y el artífice de las negociaciones de paz en Irlanda. Santos recomienda en su discurso “prepararse y asesorarse debidamente“, así que se llevó a Powell a Colombia como asesor para aprender de una negociación exitosa. Santos también invitó como asesor a Shlomo Ben-Ami, antiguo Ministro de Asuntos Exteriores israelí, para conocer los pormenores del fracaso de las negociaciones de paz entre Israel y Palestina. Un caso exitoso y uno fallido para entender ambas posibilidades y formarse una mejor idea de cómo alcanzar la paz. El resultado es una cátedra magistral de política exterior que logra sus propósitos.

En un libro fascinante (Terrorists At The Table: Why Negotiating is the Only Way to Peace) que ojalá traduzca el Fondo de Cultura Económica, Powell describe sus experiencias como negociador en casas de seguridad del IRA y en lo profundo de la selva colombiana. El texto puede leerse como novela de aventuras y espionaje. Uno de los asociados de Powell en el proceso, y a quien le agradece su apoyo en el libro es el doctor Dudley Ankerson, con vasta experiencia en los servicios de inteligencia británicos. El doctor Ankerson me contaba cómo tuvieron que llevar a cabo varias de las conversaciones de paz en Cuba a fin de garantizar la seguridad de ambas partes en territorio neutral. Una historia por contarse, un ejemplo inspirador de cooperación entre diferentes pueblos, y un tema ineludible para futuros estudiantes de relaciones internacionales.

espaciolarazon3@gmail.com

Twitter:@avila_raudel