Martes 20.10.2020 - 14:54

Nuevas buenas y no tan buenas

JJ Macías, apenado por narración de comentarista de Multimedios
Por:

Cifras definitivas del PIB y de los ingresos de los comercios al por menor lanzan señales positivas sobre el desempeño económico. Asimismo, el Gobierno federal modifica a la baja su objetivo fiscal para este año y se propone mayor rigor en el seguimiento y evaluación de las finanzas públicas.

Respecto a las cifras que se habían publicado de forma oportuna, hubo una ligera revisión al alza en el crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB).

Tomando series originales, el avance de la economía en el segundo trimestre respecto al mismo periodo del año anterior es de 2.5% en lugar de 2.4% de las cifras oportunas. Asimismo, si bien no se anula la ya anunciada desaceleración del segundo trimestre, ésta es ligeramente menor a lo anticipado, debido a que tomando cifras desestacionalizadas, la economía mexicana redujo su ritmo de crecimiento en -0.8% trimestral anualizado en lugar de -1.2% de la cifra oportuna.

Quizá el elemento primordial de los datos de actividad sea el desempeño de la economía en junio, que medido con el Indicador Global de la Actividad Económica (IGAE), sorprendió con un persistente incremento mensual en junio de 0.6%, después de un firme avance de 1.0% en mayo.

En segundo lugar, está la estadística de las ventas comerciales publicada por el Inegi. El sólido avance de 9.4% anual del indicador del segmento de menudeo confirma un desempeño muy activo del consumo privado, confirmándolo como el principal promotor del crecimiento económico.

Así, las cifras recientes de PIB, IGAE y ventas al por menor mejoran el panorama respecto al futuro próximo de la actividad productiva en nuestro país. En este sentido, cobra mayor fuerza un escenario donde se mantenga el crecimiento en México durante la segunda parte del año.

Como tercer punto están las importantes noticias en el ámbito fiscal. A reserva de profundizar más en este punto, la Secretaría de Hacienda disminuye su objetivo de déficit público (Requerimientos Financieros del Sector Público) para este año a 3.0% del PIB desde 3.5% del PIB. Además de que publicará doce indicadores con proyecciones actualizadas para lograr una mayor transparencia presupuestal.

En adición podemos mencionar que la SHCP disminuyó su expectativa de crecimiento económico a un rango de entre 2.2% y 3.2% a otro de 2.0% y 2.6%. Considero que este deterioro en la expectativa oficial de crecimiento no es más que el reconocimiento del consenso de analistas económicos, de tal suerte que no es una noticia en sí misma.

El ajuste en el objetivo del déficit se apoya principalmente en la llegada de recursos extraordinarios derivados del remanente de operación de Banco de México y de los posibles recortes al gasto que serán aplicados en el año. El objetivo es mandar una señal de disciplina fiscal que podría ser positiva, no obstante, habrá que evaluar de manera precisa de cuánto es el esfuerzo fiscal en este año, y la perspectiva del mismo en el mediano y largo plazos, así como las consiguientes tendencias del déficit y de la deuda públicas.

Finalmente, la publicación de los indicadores fiscales propuestos dará mayores y más oportunos elementos para el seguimiento de las finanzas públicas con mayor rigor y precisión.

avieyra@banamex.com

Twitter: @ArturoVieyraF