Viernes 10.07.2020 - 16:07

Nuevos retos para Cuba

JJ Macías, apenado por narración de comentarista de Multimedios
Por:

Héctor Badillo

En Madrid

Mi primer viaje al extranjero fue Cuba. Aún muy joven, mis padres, que se habían formado en la Universidad Nacional y que simpatizaban con el socialismo, decidieron llevarme junto con mis hermanos a un país con un régimen de gobierno distinto. Querían que viéramos las costumbres y la forma de vida de los cubanos. Observar de cerca los aciertos y los defectos del socialismo.

De lo que no tengo duda de mi primer viaje a la isla, fue ver el cuidado y la atención del régimen cubano hacia los niños, los pioneros como se les dice, tanto en educación como en alimentación y salud. Esa era y sigue siendo su preocupación. Cuando la prioridad de un gobierno es la preparación de su pueblo, éste no puede ser tan malo como algunos piensan y dicen. Esto explica por qué Cuba no tiene analfabetas, a diferencia de México, y con apenas la décima parte de la población mexicana es una potencia en salud, deporte y arte.

Hoy recuerdo esto porque leo en la prensa europea que el presidente estadounidense, Barack Obama, reconoce el fracaso de su gobierno al intentar por 50 años derrocar y doblegar a un pueblo y a sus dirigentes encabezados por el histórico comandante Fidel Castro. A esto le sigue el restablecimiento de las relaciones entre los dos países, lo que Europa ahora celebra con satisfacción y exige el cese inmediato del bloqueo a la pequeña isla y a su pueblo.

España no se amedrentó con las represalias con las que el gobierno estadounidense amenazó a todo aquel que se atreviera a sostener negocios con Cuba. Fue entonces que España recuperó muchos de los negocios que dejó México en el camino y fue el euro la moneda que salvó a Cuba del aislamiento del dólar.

Ahora Cuba ha prometido a España que, a cambio de más inversiones en la isla, dará incentivos para compensarlos por los días difíciles. El gobierno cubano adeuda a España poco más de 2 mil 300 millones de euros y las negociaciones para saldar este pasivo están en marcha, mientras que Estados Unidos aprovechará cualquier oportunidad para avanzar sobre ese territorio del Caribe. El gobierno de Barack Obama hace cuentas alegres sobre los negocios que pueden iniciar empresas farmacéuticas y de tecnología e informática.

Son muchas las razones económicas y geopolíticas de Estados Unidos para acercarse a Cuba, pero que afectarán a países como España, con grandes intereses en ese territorio. De México, lamentablemente, hay poco que hablar, porque las compañías mexicanas sí acataron las reglas marcadas desde Washington y la mayoría decidió salir de la isla.

Cadenas españolas de hoteles como Melía, Barceló y Blue Bay controlan más de 40 por ciento de la oferta hotelera en Cuba y 90 por ciento de los cuartos de lujo. La noticia es que en plena crisis mundial, la apertura de Cuba impulsará la demanda de nuevos cuartos de hotel y de todo tipo de infraestructura. Ha comenzado la guerra por la inversión en Cuba, algo que México y su gobierno anhelan.

h_miguel_@hotmail.com

Twitter: @Hector_Badillo