Nunca caminarás solo

JJ Macías, apenado por narración de comentarista de Multimedios
Por:
  • danielalonso-columnista

Una de las aficiones más fieles en el mundo del futbol es sin duda la del Liverpool. Ellos son, en gran parte, los responsables de que todas las tardes o noches en Anfield suelan ser inolvidables. Pero la de ayer tuvo un sabor especial y único, no sólo por lograr el pase a la Final de la Europa League, sino porque finalmente, tras una lucha que parecía perdida y que duró poco más de 27 años, los familiares y amigos de las 96 víctimas de Hillsborough consiguieron la victoria más importante de sus vidas: la justicia.

El sábado 15 de abril de 1989, la ciudad de Sheffield era la sede asignada para albergar una de las Semifinales de la FA Cup entre el Liverpool y el Nottingham Forest; la mala coordinación entre la policía de la ciudad y las autoridades encargadas de monitorear la seguridad dentro del estadio Hillsborough, provocaron que una de las cabeceras del inmueble superara por más del doble su capacidad; miles y miles de aficionados “reds” se aplastaron contra las rejas del inmueble, lo que dejó un saldo final de 96 fallecidos y centenares de heridos.

El dolor de las familias por perder a sus seres queridos no era suficiente: la comisión encargada de la investigación anunció en su reporte final que los aficionados del Liverpool eran directamente los causantes de la tragedia, se les acusó de estar bajo los efectos del alcohol y de hooliganismo. Fue así que comenzó la batalla legal más larga de la historia del sistema de justicia en Inglaterra.

Finalmente, el pasado 26 de abril, la fiscalía exculpó a las víctimas y reconoció que aquella tragedia no fue un accidente, sino un “homicidio culposo” derivado de la negligencia de la policía. Las familias recibieron con lágrimas y emoción el veredicto en una corte de Warrington y al salir de ésta, juntos cantaron el himno del club, “You’ll Never Walk Alone” (“Nunca caminarás solo”).

Las emociones siguen para gente del Liverpool; ayer previo al inicio de la Semifinal de Vuelta entre Liverpool y Villarreal, siendo éste el primer partido en Anfield después de la esperada resolución, la afición formó un espectacular mosaico: “The greatest family, 96” (La mejor familia) y el estadio completo entonó el himno del equipo, lo que provocó las lágrimas de más de uno. El júbilo pareció contagiar a los dirigidos por Klopp y de manera contundente derrotaron 3-0 al Villarreal.

El próximo 18 de mayo Liverpool y Sevilla jugarán en Basilea la Gran Final; los españoles son los máximos ganadores de este torneo con cuatro títulos, mientras que los ingleses cuentan con tres trofeos; ninguno ha perdido jamás una Final de dicha competición. Será un emocionante encuentro con dos propuestas ofensivas y buen futbol. Será un digno homenaje, uno más, a todos los que lucharon durante tantos años por curar una herida; un homenaje por conseguir la añorada justicia y por el eterno recuerdo de los 96 aficionados al Liverpool, que hoy son inocentes y que nunca caminaron solos.

dan.alonso@yahoo.com

Twitter: @dan_alonsov