Oaxaca: La alianza

Oaxaca: La alianza
Por:

El PAN deshoja la margarita de ir o no ir en alianza con el PRD, Convergencia y PT en Oaxaca. ¿Con un candidato panista apoyado por esos partidos? No. Acción Nacional apoyaría a un lopezobradorista.

Ir en alianza con esos partidos es ir del brazo con la APPO y con la sección 22 del magisterio oaxaqueño.

Es decir, con los que destruyeron la capital de ese estado en 2006 y quisieron impedir que Felipe Calderón rindiera protesta como Presidente.

Si el PAN va a hacer eso, que prepare una explicación al país de por qué mintió al decir que López Obrador era un peligro para México.

En Oaxaca Acción Nacional prepara una claudicación ante AMLO, a quien le va a regalar la gubernatura del estado en caso de que ganen coaligados.

Los panistas irían en una posición subordinada, ya que darían su respaldo a Gabino Cué, de Convergencia, quien ha acompañado a López Obrador en todos sus recorridos por Oaxaca, en los que destila su odio hacia quien llama “pelele” y “usurpador”.

Esa alianza no puede ir sin una explicación a millones de mexicanos que estuvieron y están con Felipe Calderón como la única forma de salvar al país del caos y la anarquía.

Si se trata de poner a un panista como candidato y que se le sumen los partidos del Frente Amplio Progresista, la APPO y la sección 22, tal vez.

Pero no es así. En caso de ganar el candidato de López Obrador, éste vería qué le da al PAN en Oaxaca.

La tajada grande del pastel la tendrían las cabezas de esa alianza. Los que según el PAN eran un peligro para México.

En Oaxaca el gobierno de Heladio Ramírez le dio a la sección 22 (entonces Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación) el control sobre la estructura de la Secretaría de Educación del estado.

Ellos manejan la columna vertebral de la educación en ese estado, que ocupa el último lugar en el país en calidad educativa.

Ahora el PAN le quiere hacer otro regalo: el gobierno del estado, completo.

Ya no sólo tendrían la educación en su poder, sino todo el Poder Ejecutivo de la entidad, menos algo que le pudieran dar a algún panista.

Para justificar tamaña insensatez, dirigentes de Acción Nacional dicen que es para frenar a Ulises Ruiz.

¿Frenarlo de qué? Él ya se va. En todo caso sería para frenar a quien venga a suceder a Ruiz.

¿Quién es? No se sabe quién será el candidato del PRI.

Tal vez sea malo.

Pero son peores la APPO y los dirigentes magisteriales que mataron gente, tomaron radios, asaltaron hoteles y se adueñaron de la capital estatal.

A ellos es a los que hay que frenar.

phl@3.80.3.65

fdm